El voluntariado: una forma de construir una nueva sociedad

Ahí les va la segunda sesión:

II. Protección y promoción del voluntariado desde el Estado[1]

El Estado como una de las piezas fundamentales de nuestra estructura social, cumple un rol importante en el desarrollo y seguimiento de la misma. Entonces, cobra relevancia mencionar cuál es la posición del Estado respecto al voluntariado y sus prácticas. Para ello, resulta importante mencionar que existe una Ley Nº 28.238, cuyos artículos nos explicita cuál es la labor que el Estado cumple en este caso.

Por un lado, el artículo 5º y el 6º señalan que la seguridad de los voluntarios debe ser un factor primordial para llevar a cabo la práctica voluntaria. De esta manera, tendría que cumplirse con salvaguardar su integridad física, psicológica y moral. Para ello, debe haber dos procedimientos. El primero es que el voluntario debe saber de las condiciones a las que se someterá si realiza el voluntariado, tomando, así, las precauciones del caso. Lo segundo es que de sufrir algún tipo de daño, el SIS (Seguro Integral de Salud) debe hacerse cargo de ello si el voluntario tiene el servicio, de lo contrario, si en el voluntariado le proporciona un seguro, éste debe correr con todos los gastos. Además, la seguridad también se asegura al no permitir ningún tipo de discriminación en la realización del voluntariado.

Por otro lado, el artículo 3 proyecta un compromiso con la promoción del voluntariado. En principio, se sostiene que el Estado debe proporcionar asistencia técnica, programas formativos e informativos para que éstos contribuyan con una mejor preparación de los voluntarios. Además, prestar apoyo a las campañas de divulgación y facilitación para el acceso a fuentes de ayuda, nacionales e internacionales, para, finalmente, registrar y cuantificar los aportes de los voluntarios.

Además de ello, se creó la Comisión Nacional del Voluntariado, el cual es dependiente del Ministerio de la Mujer y Poblaciones vulnerables. Esta comisión fue creada con la finalidad de apoyar, fomentar y promover la organización en el servicio voluntario, así como coordinar con gobiernos regionales, locales, instituciones públicas y privadas para que participen en el desarrollo del voluntariado. Además, tiene como tarea la supervisión de organizaciones que reciben fondos de instituciones públicas. Entonces, su objetivo principal es promover la ampliación de cobertura del voluntariado y contribuir con la mejora de la calidad de los servicios voluntarios.

Es importante conocer estos detalles, porque todo lo dicho anteriormente indica que no estamos solos como voluntarios ni deberíamos estarlo. Para ello, tenemos una amplia gama de información que nos puede servir como base para conocer cómo el Estado puede contribuir al servicio voluntario para que éste sea óptimo y contribuya al bienestar de las personas.

Entonces, preguntémonos, como ciudadanos críticos, ¿Qué hace el estado por el voluntariado? ¿Qué hacemos nosotros para que lo establecido se cumpla? También somos responsables de ello.
Para mayor información sobre el la Ley General del Voluntariado, pueden visitar el siguiente enlace: http://www.inabif.gob.pe/portalweb/portal/portalwebugdifpv/archivos/aspectoslegales/r7v9g3a2.pdf 

Otros enlaces:




[1] Ley Nº 28238 – Ley General del Voluntariado – Incluye modificaciones aprobadas con la ley Nº 29094. INABIF. http://www.inabif.gob.pe/portalweb/portal/portalwebugdifpv/archivos/aspectoslegales/r7v9g3a2.pdf

El voluntariado: una forma de construir una nueva sociedad


Como parte de esta publicación, trataremos 3 sesiones en relación al tema acerca del voluntariado: una forma de construir una nueva sociedad. 

    I. ¿Qué es el voluntariado?[1]


El voluntariado es una práctica, como su nombre mismo lo dice, voluntaria. Por tanto, no debería ser asumida como una obligación, ni como un contrato o requisito establecido. Mucho menos tendrá que ser una actividad que se realice solo por compensaciones monetarias, pues ello desvirtuaría la esencia del voluntariado.

El voluntariado tiene como meta final la búsqueda del bien común en relación con los valores propuestos por el voluntariado en el que se participa. Esto significa que dependiendo de qué voluntariado se realiza, la persona debe estar alineada con sus valores y principios para que, de esa manera, pueda actuar de acuerdo a ellos en el logro de objetivos propuestos. No obstante, es innegable que la práctica del voluntariado puede ser una decisión influenciada por otros, por lo que la persona debe tener la capacidad de decidir si quiere realizar el voluntariado o no.

Es importante establecer definiciones aclaratorias de lo que es el voluntariado porque existen equivocaciones respecto a lo que éste es. Entonces, la información sobre el mismo es el camino más seguro para desarrollar estrategias que tengan en cuenta la fuerza universal y poderosa que representa el voluntariado.

Por su parte, el voluntariado puede ser una práctica que se haya establecido formalmente en alguna institución u organización, pero también puede ser una iniciativa que se haya gestado por la misma sociedad civil en búsqueda de mejoras en distintos rubros. Así pues, se puede encontrar organizaciones juveniles o de mujeres que han sido iniciadas por ellos mismos. Por ejemplo, AFI Perú (Asociación para una feliz infancia) iniciada por jóvenes profesionales.

Además, así como existen movilizaciones voluntarias en el campo de acción mismo, también han aparecido olas de voluntariado en las tecnologías. Es importante mencionar estas nuevas apariciones, pues conjuga con nuestra sociedad digital. Para citar dos casos, el primero sería el uso de SMS (mensajes de texto). Estos son utilizados en contextos en los que las personas o grupos de personas están muy alejadas como para compartir información necesaria, por lo que utilizan los mensajes de texto y así pueden tener un mejor desempeño (informado) sobre lo que podrían hacer. Por otro lado, está el uso de Internet y, sobre todo, redes sociales. Mediante este medio pueden participar en organizaciones creando eventos, reuniones, invitaciones, esquemas de trabajo sin necesidad de estar en un lugar específico. Por ejemplo, Naciones Unidas recibe voluntarios estudiantes, profesionales, jubilados, etc. a través de su página web. Las actividades pueden durar minutos, días, semanas, meses y más. Por tanto, estos famosos “clickers” (voluntarios digitales) pueden ser considerados filántropos ocasionales, mas no como decididos a sacrificios reales por alguna causa. Por ello, el voluntariado por redes recibe varias críticas respecto al vínculo real que se establece con otras personas. Sin embargo, para mayor información, puede visitar este enlace http://www.undp.org/content/peru/es/home/ourwork/overview/UNVPeru/

Otros enlaces:
 

Reflexión Final: ¿Por qué es importante el arte en los proyectos sociales?

A continuación, a manera de resumen, daremos algunas razones que justifican el uso del arte como una herramienta de gran utilidad en los proyectos sociales
  • Genera capacidades y habilidades en las personas
  • El aprendizaje y el desarrollo de capacidades se da en medio de un proceso lúdico
  • Al usar el arte se obtiene una gran involucramiento y una participación activa de los beneficiarios
  • La práctica artística sirve como escudo protector para las poblaciones que se encuentran en situación vulnerable (violencia, drogadicción, etc)
  • Fomenta el trabajo en equipo y la cooperación entre los beneficiarios
  • Un enfoque artístico puede ser transversal a cualquier proyecto social (sea cual sea la problemática que aborde)