El empleo Juvenil


Foto extraída de la página web de "La República"
El empleo juvenil ha ido cobrando mayor importancia en los últimos años al estar incrementando el número de jóvenes que forman parte de la Población Económicamente Activa (PEA). Los resultados de los últimos censos dan muestra de ello. El censo del 2007 nos muestra que para ese año son un total de 7 554 204 los jóvenes  a nivel nacional, lo que representa el 27,5% de la población. La situación ha sido similar en los demás países de América Latina. Lo que nos lleva a plantearnos preguntas como: ¿cómo van a desarrollarse estos jóvenes?, ¿encontrarán trabajo?, ¿qué se puede hacer para frenar el desempleo y el subempleo, particularmente en los jóvenes? El 12 de agosto se celebra el día Internacional de la Juventud. Esta fecha busca resaltar el importante rol que cumplen los jóvenes en la sociedad ya que ellos actualmente están enfrentando “apremiantes desafíos mundiales, como elevadas tasas de desempleo, unas condiciones de trabajo vulnerables y la marginación en los procesos de adopción de decisiones”[1].  Es por esto que la relación empleo y jóvenes cada vez es más fundamental para entender el futuro de la sociedad. 

De hecho, la empleabilidad juvenil en los últimos años está cobrando mayor importancia ya que a la fecha, en América Latina y el Caribe, ya suman alrededor de 7 millones de jóvenes desempleados, y aproximadamente 27 millones los que están trabajan en condiciones de informalidad[2].  Estas cifras cobran mayor importancia cuando se sabe que los jóvenes son la quinta parte de la PEA en América Latina y el Caribe: son cerca de 47 millones de jóvenes los que se encuentran trabajando o buscando activamente un empleo, mientras que 59 millones de jóvenes no forman parte de la PEA, sea porque están estudiando o han desistido en su búsqueda por un empleo. Por otra parte, 6 de cada 10 jóvenes de los que encuentran trabajo, sólo ha sido por un empleo informal, en números absolutos son más de 27 millones de jóvenes[3]. Es así que la situación laboral de los jóvenes en los últimos años se torna cada vez más crucial no sólo para el futuro, sino para el presente de los países.



[2] http://www.oit.org.pe/4/?p=108
[3] http://www.oit.org.pe/4/?p=108

Nueva tema: Los jóvenes y su empleabilidad



Foto extraída del
Diario La Republica, 11/07/2012
Habiendo resaltado la influencia del Internet y las nuevas tecnologías de la información y comunicación, en la pasada edición de nuestra revista virtual DATAJOVEN, nos abrimos paso hacia un nuevo tema: “Empleabilidad Juvenil”. 
El objetivo de este nuevo número de nuestra revista es brindar a los acompañantes juveniles y a los mismos jóvenes, información y dinámicas metodológicas para mejorar su empleabilidad. El lograr un empleo digno depende no solo de acceder a una bolsa de trabajo y tener las competencias técnicas sino también desarrollar habilidades personales, sociales y éticas en la perspectiva de formación humana, sin embargo este aspecto muchas veces no es considerado ni por las personas que buscan trabajo ni por los que contratan.
La competencia por un puesto de trabajo se va incrementando cada vez más, esta situación plantea que los postulantes estén mucho más preparados, en sentido de empleabilidad, para competir con otros, pero también exige que los empleadores evalúen realmente capacidades para que la competencia sea real y transparente. Por otro lado, en estos tiempos hay empresas que se están especializando en investigar a los postulantes incluso sobre la información que cuelgan en la web o en redes sociales, por ello la integridad de la persona es parte importante a la hora de acceder a un trabajo.
En la publicación Fortaleciendo las habilidades y la empleabilidad en el Perú, el Banco Mundial resalta que el desafío que tiene el país para su crecimiento integral es el desarrollo de las habilidades humanas para un Perú más próspero y más equitativo.
Por ello, se señala que ante la creciente competencia en el mercado laboral, el desarrollo de las habilidades socio-emocionales puede hacer la diferencia si se tiene empleadores que valoren estas habilidades tanto como las técnicas. Los datos de encuestas laborales y a empresas, así como la evidencia anecdótica, muestran claramente que los empleadores peruanos y el mercado laboral valoran tanto las habilidades cognitivas como las socio-emocionales.
Foto extraída de :
http://e.elcomercio.pe/66/ima/0/0/2/2/2/222533.jpg 
“La información del Servicio Nacional del Empleo del Ministerio del Trabajo y Promoción del Empleo- MINTRA también da cuenta de que los empleadores demandan habilidades tanto cognitivas como socio-emocionales (relacionadas con la ética de trabajo, la confiabilidad y las relaciones interpersonales) independientemente de la escolarización formal del trabajador. Hay incluso indicios de que algunas habilidades blandas podrían ser consideradas más importantes que ciertas habilidades cognitivas (por ejemplo: la habilidad verbal y la creatividad) en los trabajadores con menor nivel educativo. Esto podría reflejar su mayor importancia en ocupaciones de baja calificación, por ejemplo en el sector de servicios. (Pages 2010, Bowles, Gintis y Osborne 2001). [1]

Esperamos desde el Programa “Acompañando jóvenes que construyen país” que esta edición del DATAJOVEN les pueda ser útil; como siempre, estaremos atentos a sus comentarios y sugerencias.


[1] Perú en el umbral de una nueva era. Banco Mundial-2011.