Entrevista a Rolando Ames: Problema mayoritario del joven hoy es la calidad de la educación y del empleo

E

ntrevistamos a Rolando Ames, quien fue miembro de la Comisión de la Verdad y Reconciliación; y senador de la República (1985-1990). Actualmente se desempeña como profesor principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Él es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica). Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

¿UD. CREE QUE EXISTEN ESPACIOS PARA LA REPRESENTACIÒN DEMOCRÁTICA DE LOS JOVENES?

Yo creo que existen espacios, en primer lugar el término representaciones ahora también en sí mismo, un término de muchos significados y la representación propiamente dicha es decir la idea de que el parlamentario o el presidente van a tomar en cuenta el parecer de la gente incluso no es fácil, de lograrlo en sociedades tan masivas.

Pero espacios de expresión, yo creo que existen para los jóvenes vía justamente las nuevas tecnologías, creo que el internet es un espacio de expresión, no de representación un espacio juvenil directo que antes no había, y no soy sobre eso optimista simple, es decir, no creo que a través del internet todos vamos a tener una actuación participativa , pero lo que es cierto, es que es positivo que haya un espacio de expresión amplio, porque será un espacio a través del cual habrá presiones para reformar las instituciones.

Por otro lado, las elecciones son también momentos de participación importantes para los jóvenes y para todos , y con todas sus fallas el sistema representativo nos pone ante elecciones con mucha frecuencia como estamos viendo en este tiempo .

¿De que manera podemos ejercer prácticas democráticas en la vida cotidiana?

En el caso de la democracia en la vida cotidiana es un elemento fundamental es decir solo la gente que tiene experiencias positivas de ser escuchado en la vida cotidiana , de participar en espacios abiertos donde puede expresarse o donde hay un cierto respeto a reglas de juego es gente que se interesa por que haya democracia a niveles más macro, si la gente no tiene la experiencia de participación democrática a nivel micro menos va estar interesado en que eso exista a nivel ni se plantea el problema es lo que ocurre con las mayorías pobres y no pobres también del país

Dinámica para reflexionar sobre la participación ciudadana de los jóvenes

Objetivo: Reflexionar sobre la participación de los jóvenes en el bienestar de su comunidad.

Materiales:
  • Papelografos
  • Plumones y lápices
  • Revistas y periódicos
  • Cinta adhesiva
  • Goma y tijeras

Desarrollo:

Los participantes, reunidos en grupos de trabajo durante 15 minutos, representan los valores que nos plantea la sociedad actual en un papelográfo mediante recortes de periódicos, de revistas, dibujos, frases, poesías, letras de canciones, fotos o cualquier otro tipo de expresión gráfica. Del mismo modo en otro papelógrafo representan sus propios valores.

Luego de este ejercicio, cada grupo expone y explica sus papelógrafos enfatizando las diferencias que encuentren y dando los motivos para ello. Los papelógrafos serán exhibidos para que todos los participantes los puedan observar.

El conductor debe permanecer imparcial en cuanto a su opinión respecto a los valores, en el sentido de no juzgar la opinión de los participantes. 1

Por último, el conductor podrá lanzar las siguientes preguntas, para vincular la dinámica con el tema que se está tratando.

¿Como se vínculan tus valores con los de la sociedad?
¿De que manera tu participación como joven impacta en tu comunidad?
¿Te consideras un agente de cambio en tu comunidad?
1. Extraído de: Dinámicas Grupales para todas las Edades, Libro Amigo, 2001, Lima
Imagen extraída de: http://ow.ly/3esQf

Comentarios de Jóvenes acerca de su participación política (3/3)

Realizamos una encuesta a algunos jóvenes a nivel nacional que se encuentran organizados en diferentes colectivos, los cuales tienen una activa participación en su comunidad, nosotros les preguntamos el porque de su participación en la política en su comunidad, considerando a la política como aquella búsqueda del bien común.


Comentarios de Jóvenes acerca de su participación política (2/3)

Realizamos una encuesta a algunos jóvenes a nivel nacional que se encuentran organizados en diferentes colectivos, los cuales tienen una activa participación en su comunidad, nosotros les preguntamos el porque de su participación en la política en su comunidad, considerando a la política como aquella búsqueda del bien común.


Comentarios de Jóvenes acerca de su participación política (1/3)

Realizamos una encuesta a algunos jóvenes a nivel nacional que se encuentran organizados en diferentes colectivos, los cuales tienen una activa participación en su comunidad, nosotros les preguntamos el porque de su participación en la política en su comunidad, considerando a la política como aquella búsqueda del bien común.


Los jóvenes que piensan de la Política; Entrevista a Luis Benavente (7/7)

Y en cuanto a la corrupción ¿Cómo ven los jóvenes la corrupción, cómo algo implícito en la política, como algo con lo que se tiene que convivir?


Estamos hablando de los jóvenes como una generalidad, creo que habría que segmentar y ver cómo piensan los jóvenes según clase social, sexo o regiones, hay diferencias. En general, en los jóvenes es donde están más claros los ideales de una sociedad, los grandes partidos han nacido con jóvenes que canalizaron sus ideales en la creación de alternativas políticas en determinados momentos de la historia. En particular, los jóvenes pobres son más duros con la corrupción, son los menos favorecidos por el sistema político y social. De otro lado, los jóvenes tienen una élite insatisfecha que es la que tendría que asumir un rol preponderante en la política.



En los estudios que se hacen, ¿qué es lo que expresan los jóvenes de los distintos sectores en relación al tema de la corrupción y la política? ¿Lo asocian muy directamente…?


Cuando en una encuesta les mostramos una lista de instituciones, las que están más directamente vinculadas con la política aparecen como más corruptas, y en los estudio sobre confianza en instituciones, las instituciones políticas son la que aparecen como menos confiables. El Congreso y el Poder Judicial que tienen una alta implicancia política ocupan los últimos lugares, a diferencia de las instituciones tecnocráticas, administrativas, que sí tienen confianza, como por ejemplo las instituciones del sistema electoral, como el JNE, la ONPE o el RENIEC que prepara el padrón electoral. Ahí se ve que la desconfianza no está en todo el Estado, está en las instituciones con implicancias políticas.



Y ahora ¿cuál crees que es la principal preocupación de los jóvenes; en dónde están poniendo sus esperanzas?


El gran tema de la juventud, más allá de la elite juvenil, es acceso al empleo, ahí está su gran preocupación, su gran interés, no está en la participación política. El empleo es la manera como el joven contribuye a la economía familiar, permite que los padres vean que el joven va por buen camino, lejos de las drogas, la delincuencia, la vagancia o qué se yo. El empleo es la seguridad que busca el joven, para el momento y para construirse un futuro. Esa es la principal preocupación de los jóvenes en general. Por lo tanto, su expectativa en la política también estaría relacionada a ese tema, es decir, una política que permita estabilidad y una economía que les genere oportunidades. Una economía en auge también ofrece oportunidades a emergentes informales que son una realidad en el Perú y que han encontrado una manera de enfrentar la vida y tener una opción de trabajo.

Los jóvenes que piensan de la Política; Entrevista a Luis Benavente (6/7)

Ahora, los mecanismos de participación que se abren, por ejemplo, con la descentralización, nos muestran que hay varias experiencias de grupos de jóvenes que están siendo formados como líderes y que están participando en los presupuestos participativos logrando presupuestos para trabajar en mejorar la calidad de vida de los jóvenes de sus zonas ¿eso podría ser un mecanismo que comience a generar nuevos líderes, líderes jóvenes que se van formando en política desde mecanismos de participación?


Creo que sí, son formas de participación que ponen en el ejercicio político a los jóvenes, formas que pueden germinar y desarrollarse.


Parece que los tiempos liberales han sido y son tiempos de desmovilización política, no sé si el pragmatismo de la economía de mercado y del liberalismo tiene una relación directa con la desmovilización política, a diferencias de los tiempos juveniles de los sesenta o setenta, cuando los jóvenes éramos más idealistas. Tal vez ahora los ideales de muchos jóvenes sean tener nuevas zapatillas de marca conocida o zambullirse en el ciberespacio, lo cual no tendría que ser cuestionable, solo que no va acompañado de un interés por la política. Los ideales juveniles de los tiempos liberales son más pragmáticos.


En otras épocas había movilización política de los jóvenes, se daba en los partidos políticos y en las universidades. Hoy me sorprende que la juventud universitaria esté tan desmovilizada, no creo que todos los jóvenes universitarios que valoran la libertad no puedan tener un activismo político en el ejercicio de esa libertad. Están desmovilizados. ¿Por qué la juventud está tan desmovilizada en las universidades? Eso es interesante porque en la universidad está el análisis de la realidad y la crítica, que son tendrían que ser la materia prima para esa juventud, así como fue la destitución de tres miembros de Tribunal Constitucional en 1997, que generó aquella reacción en cadena entre jóvenes universitarios. Como veíamos al inicio, fue una respuesta a una ruptura en el orden democrático del país. Los jóvenes cumplieron un papel fundamental en precipitar el fin de esa etapa. Al parecer, la juventud cumple un rol decisivo en situaciones extremas.




Ahora, volviendo a este tipo de organizaciones, son como burbujas pequeñas en toda sociedad, son como unos archipiélagos de pequeñas organizaciones de jóvenes en todo el país, porque no es un fenómeno solo de Lima. Y creo que en muchos casos estos líderes juveniles van muy conectados el tema de blogs e Internet. Pero creo que eso va a generar un hecho bastante interesante en la forma de participación política. Eso va a tener más peso en el Perú y la gente joven que se interesa en la política, va a encontrar ahí un vínculo para sus causas, un medio, porque lo importante va a ser su mensaje. Creo que eso va a ir germinando, va a ir desarrollándose. No sé que cauce final vaya a tomar.



De acuerdo, eso es lo que tú y yo queremos. Eso es lo que podría ser. Que esa “movida” política y social vaya tomando grandes proporciones, y que a la vez se produzca una demanda de líderes que sea cubierta por jóvenes que sepan asumir nuevos roles. El líder surge ahí, no por oferta sino por demanda, al revés, es interesante. La individualización de la política corresponde a la necesidad de liderazgo, entonces el liderazgo necesariamente individualiza la política. Como conclusión, eso no está mal, lo que se crítica es a los partidos “EIRL”, eso es otra cosa, cuando la individualización no está asociada a un partido estructurado, es negativa.


Obama es Obama y muestra la individualización, pero en un partido que no es “EIRL”, donde hay participación y alternancia, primarias donde compiten siete u ocho y cualquiera puede ganar, donde hay comités en toda la nación, mucho activismo. Esto ocurre porque el sistema político y el electoral así lo condicionan. Un país donde todos sus gobernantes fueron de raza blanca, eligió a Obama, un candidato de raza negra.

Los jóvenes que piensan de la Política; Entrevista a Luis Benavente (5/6)

¿Y como podrías definir la relación de los jóvenes y los partidos políticos?

Los partidos más visibles no están mostrando mucha renovación de cuadros. En otras épocas, por ejemplo, en el partido más estructurado que hay en el país, que es el Partido Aprista, había una juventud activa y movilizada; el PPC también tenía una escuela de líderes y apoyaba la formación política de cuadros juveniles. Ahora, a nivel público aparecen pocos jóvenes. Salvo pocos políticos jóvenes visibles como Keiko Fujimori, Renzo Reggiardo, Luciana León (curioso que todos tengan papá conocido), entre otros, los jóvenes no cumplen un papel público notorio. Dentro de los partidos no hay una actividad partidaria juvenil intensa. Los partidos EIRL son organizaciones que se montan básicamente en épocas electorales, recaban firmas y responden principalmente a proyectos individuales, no son estructuras organizativas permanentes, con sistemas de alternancia en el liderazgo, no son una alternativa de participación política para los jóvenes.

A mis alumnos de comunicación política les pregunto: ¿alguno de ustedes milita o ha militado en algún partido político? Nadie levanta la mano. Nunca. ¿A alguno de ustedes le gustaría estar en un partido político? Nadie dice sí, se sienten desconcertados por la extraña pregunta.


¿Y en cuanto a los movimientos juveniles que están formándose, algunos con objetivos de participación política en las regiones?

Entre los movimientos políticos regionales hay muchos de ámbito muy local, algunos van a tener algún futuro y salir de ese ámbito y tener un alcance regional y tal vez nacional, sería el caso de Alianza para el Progreso que nació en Trujillo. Igual podría pasar con los movimientos juveniles, si son constantes, perseverantes y se dan cuenta que hay una oportunidad en la política al hacer un partido de verdad. No deberían tener temor de crear un partido como debe ser. Todos estos jóvenes que buscan formas efectivas de participación política no están buscando una opción en los partidos tradicionales para no entregarse a una organización que no comparten. Esas organizaciones juveniles poco a poco podrían tener un mayor peso si se hacen sentir.

Pero el mecanismo institucional de participación política en una sociedad es el partido político, es la forma más efectiva. Pueden existir otras formas, pero en el partido recae este rol institucional. Otros mecanismos como asociaciones juveniles, centros de investigación y análisis, etcétera son medios de hacer política que deben complementar a los partidos.


¿Pero qué es el Partido Aprista? es un partido que surgió por unos jóvenes hace ochenta años. Muchos de los grandes partidos en el mundo son organizaciones políticas que nacieron cuando lo decidieron unos cuantos jóvenes interesados en la política. Por ejemplo, en el Perú fue el caso de grupos de jóvenes liderados por José Carlos Mariátegui, Víctor Raúl Haya de la Torre o Fernando Belaunde, que crearon el Partido Aprista Peruano, el Partido Comunista del Perú y Acción Popular, respectivamente.


Entonces, de esa “movida” juvenil actual pueden salir partidos para el futuro, y si los jóvenes quieren un cambio, pues tendrían que hacer las cosas de manera diferente para el gran cambio. Como están las cosas, no creo que los actuales partidos hagan el gran cambio político que el país necesita.


La opción de jóvenes no está en los actuales partidos. En 1983 el joven Alan García tomo las riendas del Partido Aprista Peruano, pero eso no significó una presencia de jóvenes con ideas juveniles en la conducción del partido.

Los jóvenes que piensan de la Política; Entrevista a Luis Benavente (4/6)

Un cambio en el sistema educativo ¿como podría ayudar a cambiar no solo la percepción sino la práctica democrática y política en las generaciones futuras?


Decía que el sistema político y el sistema educativo tienen que mejorar en calidad, pero en realidad las dos cosas se resumen en una sola, porque finalmente, si el sistema educativo es tan deficiente, si la sociedad peruana ha tenido una clase política tan limitada, entonces quienes hacen política muchas veces son personas sin mayor educación, y no pensemos solo en los candidatos con educación universitaria que postulan al Congreso, pensemos en decenas de miles de candidatos a unos 2,000 concejos distritales y provinciales (candidatos a alcalde y regidor), a gobiernos regionales (candidatos a presidente y miembro de asamblea regional), al congreso. Muchos de ellos probablemente apenas saben leer y escribir, y posiblemente algunos son analfabetos pero sabemos que tienen derechos ciudadanos, tiene derecho a participar, a elegir y ser elegido. Nos preguntamos, ¿qué calidad de política puede hacer una persona que no tiene educación?, ¿qué calidad de político puede ser si no está preparado para la política, si no está calificado, si no ha estudiado. Demagogia al margen, bajo esas condiciones educativas no podremos tener política de calidad. Y como la política está desprestigiada, quienes sí tienen educación de alta calidad muchas veces no quieren complicarse la vida en la política.



En cualquier organización, el personal es evaluado, requiere capacitarse realizar estudios, demostrar a la organización que es competente y mostrar resultados para ser promovido, premiado. En caso contrario, el empleado perderá el empleo. En la política no ocurre esto, una persona sin mayor educación puede ser congresista. Aquí vemos la conexión directa entre la política y la educación. No negamos el derecho a participar, estamos de acuerdo, eso no se cuestiona su derecho. Simplemente me pregunto, ¿qué calidad de política van a poder hacer? Sabemos que hay políticos muy honorables con niveles educativos muy altos, pero la gran mayoría de esas decenas de miles de candidatos a los que nos hemos referido, tienen un nivel educativo bajo.



No hay una correspondencia directa entre el nivel educativo y la calidad de política de la sociedad. En la educación debe darse el cultivo de los valores políticos y democráticos, no solamente la acumulación de conocimientos. Las sociedades que han logrado altos estándares en lo económico, primero lograron un alto nivel de sus sistemas educativo y político. Un buen ejemplo, y esto puede ser interesante, es compararnos con Irlanda. Parece que la política en el Perú es crecer, crecer y crecer y no importa más que crecer. Si hay más crecimiento habrá mejores números y más empleo, eso no deja de tener cierta coherencia. Pero, ¿queremos crecimiento económico sin un sistema político de calidad y sin educación con calidad? No estoy de acuerdo con la “teoría” de primero crecer y después lo demás, pues lo demás es lo más importante finalmente. Sino veamos los países árabes, mucho dinero por el petróleo en una pequeña élite junto a una educación limitada y sistemas políticos preindustriales.



Irlanda creció muchísimo, era una de las economías más precarias de Europa y de repente fue una de las economías más exitosas y el cambio se produjo en más o menos quince años, pero esto en el Perú nunca lo vamos a hacer en un período corto de tiempo porque los irlandeses partían de una sociedad que sí tenía sistemas político y educativo estables y de calidad, y quienes gestionaron la política tenían educación.



De otra manera, ¿qué quisiéramos nosotros como sociedad? Mejor educación, mayor bienestar económico y un mejor sistema político, ¿de acuerdo? Si el Perú lograra un nivel alto educativo en sus ciudadanos, en sus jóvenes, si lograra un ingreso económico per cápita de 30,000 dólares anuales, y un sistema de partidos políticos muy eficiente, habríamos logrado mucho. Suiza tiene todo eso, pero a la vez posee las tasas más altas de consumo de heroína entre los jóvenes y de suicidio juvenil. Entonces, ¿de qué les valió haber alcanzado esas metas? Pero los países han logrado las metas que nosotros queremos, se están enfrentando a otro tipo de problemas, complejos también. En realidad, para analizar la crisis de la juventud suiza tendríamos que entrar a otros terrenos, como el soporte emocional de la familia ausente, entre otros. Por ahora, preocupémonos nosotros por el crecimiento económico, una mejor distribución de la riqueza, un mejor sistema educativo y por una mejor política.

Los jóvenes que piensan de la Política; Entrevista a Luis Benavente (3/6)

Y en el tema de la confianza en las instituciones por parte de los jóvenes ¿Qué dicen los sondeos de opinión?


En el Perú hay una profunda desconfianza en todo, de todo se desconfía. Los medios contribuyen mucho a esto. Tampoco hay mucho en qué confiar. Ahora se desconfía hasta de los curas, como consecuencia de tanta denuncia de pedofilia en clero. No obstante, la Iglesia Católica tiene un peso muy fuerte en la sociedad peruana y un peso histórico de cientos de años.



Más allá de esta institución, la confianza es parte fundamental del capital social de una sociedad y es fundamental en todo. Para hacer negocios, en las relaciones de pareja, entre hijos y padres, en el trabajo, entre amigos, etc. La desconfianza tiene un costo muy alto. Si tú eres mi jefa y yo soy tu subordinado y tú no confías en mí, vas a invertir mucho tiempo y hasta recursos materiales en crear mecanismos de control, para que yo cumpla mí trabajo con eficiencia. Si es una pareja de esposos, donde la señora desconfía del señor o el señor de la señora, cualquiera de los dos va a contratar un detective para obtener información. Entonces, la confianza es algo básico. Es parte del capital social, y el concepto de capital social es muy importante en la sociología moderna.

Al ser ésta una sociedad donde no confiamos en nada, donde no confiamos en la política, ni en los partidos políticos, ni en los políticos, ni en las instituciones, el resultado es una sociedad sin bases de confianza para poder proyectar un sistema político hacia el futuro.


Esto nos dice que el sistema político no va a mejorar rápidamente en el Perú. Los países que han llegado a un nivel muy alto de desarrollo, lo han logrado básicamente porque supieron construir dos cosas: un eficiente sistema político y un eficiente sistema educativo. En el Perú vemos que la educación acentúa las diferencias sociales en lugar de integrar a la sociedad, además en la política estamos muy lejos de contar con un sistema de partidos eficiente encaminado hacia la eficiencia, la calidad y la competitividad. La desconfianza en las instituciones es señal de todo eso.

Preguntas para trabajar en Grupo:

¿Porque es importante confiar en alguien?
¿Porque es necesario confiar en las instituciones democráticas?