Los jóvenes que piensan de la Política; Entrevista a Luis Benavente (2/6)

Continuación...

Fue una situación de ruptura del sistema democrático que llevó a esos jóvenes al activismo político y se hicieron sentir, generaron una presión social muy fuerte desde las calles y lograron impedir un supuesto triunfo de Fujimori en la primera vuelta. Lograron que se diera la segunda vuelta, que igualmente estuvo cuestionada en un proceso electoral desconfiable con una ONPE desacreditada. Los jóvenes cumplieron un rol decisivo. Luego pasaron diez años y hoy vemos una juventud políticamente desmovilizada, en una sociedad aparentemente inmovilizada.

De la misma manera, la campaña del año 2010 por las municipales y regionales, así como la campaña del 2011 por las presidenciales, no es ni serán campañas de partidos que se movilizan como tales. Diría que estas campañas muestran o mostrarán la desmovilización social en la participación política. Por el contrario, son y serán campañas de alto impacto mediático, comunicaciones negativas, enfrentamiento, etcétera. Las campañas basadas en comunicación negativa (llamada “guerra sucia”) con alta carga de ataques e insultos son una característica común en todo el mundo.

Por otra parte, se puede observar que la mayor parte de partidos son extremadamente individualizados, tanto que (mitad en serio, mitad en broma) a la mayoría de partidos habría que ponerle la sigla “EIRL” después de su nombre oficial, porque son movimientos políticos absolutamente individuales, y esta característica impide la canalización del derecho de participación política de los ciudadanos, en este caso de los jóvenes.

La acción de los medios de comunicación ha exacerbado la imagen del político, del gobernante, del candidato. Estas imágenes son hoy mucho más notorias porque los medios amplifican el accionar de la política. La individualización es una característica de la política en el mundo, es inevitable, pero es perjudicial cuando el rol del individuo se hace incompatible con el rol orgánico del partido y el deseo de participación política del ciudadano. Entonces, una crítica a los partidos es que existen más como instituciones burocráticas conducidas por cúpulas de gobierno, y no como organizaciones vivas que permitan la expresión y participación política de la ciudadanía.

Entonces los jóvenes no cuentan ni pueden contar con los partidos como canales naturales, por eso es que encuentran la protesta callejera como una manera válida de participación política y la consideran una alternativa contra la desmovilización. Otras formas de participación es a través de grupos juveniles organizados en torno a temas de agenda pública, también a través de los pequeños espacios que les pueden ofrecer los medios, los jóvenes llaman a las radios y televisoras para dar su opinión, envían correos electrónicos a los medios, crean blogs, escriben en ellos, comentan en las páginas web de los grandes medios. También participan en organizaciones sociales cuyo objetivo primordial no es la política pero que sirven de cauce a la participación.

Lamentablemente, el espacio de los partidos no es una posibilidad para los jóvenes.

Los jóvenes que piensan de la Política; Entrevista a Luis Benavente (1/6)

En todo momento hemos presentado afirmaciones y conceptualizaciones sobre el tema de la participación política. Sin embargo, ¿Qué opinan los jóvenes?, Luis Benavente a través de su experiencia como analista político y profesor universitario que en los últimos años ha venido compartiendo con la población los resultados de las encuestas de opinión realizadas desde el Grupo de Opinión Pública de la Universidad de Lima, del cual fue Director desde su fundación en 1997 hasta marzo de este año, nos dió una mirada más global sobre la participación político de los Jóvenes.

De la época de Fujimori para acá se habló mucho de que los jóvenes estaban como despertando en su interés por participar en la política porque se vio algunos movimientos que comenzaban a asomar, protestando contra la dictadura, contra la corrupción; vimos a universitarios, salir con las “manos blancas” y lavando banderas. Estos movimientos juveniles; ¿no han cambiado indicadores?, ¿son movimientos muy pequeños?, ¿no marca mayor diferencia en la participación política de los jóvenes o los estudiantes de los últimos años?



Buena pregunta. Normalmente esos movimientos sociales expresan a sectores reducidos pero tienen un alto impacto social mediático, y pueden generar una dinámica diferente. Toda esa movida juvenil curiosamente se dio de manera mayoritaria en jóvenes de universidades privadas, a diferencia de los movimientos estudiantiles de los sesenta y setenta, cuando eran los estudiantes de universidades nacionales quienes tomaban las calles, mientras los jóvenes de universidades privadas estaban totalmente ausentes de esa forma de expresión política.

Cuando nos referimos a ese movimiento estudiantil de los noventa, estamos hablando de una etapa que va exactamente desde 1997, cuando tres miembros del Tribunal Constitucional fueron separados de sus cargos por la maquinaria fujimorista en el Congreso, hasta el aparente fraude electoral del año 2000, cuando la misión de observadores de la OEA se retiró del país para expresar su desconfianza con el proceso electoral.

Fueron tres años de un periodo ultra crítico de la política peruana y ese periodo tiene una marca muy clara. Es posterior a la ley de interpretación auténtica, el extraño 5 + 5 = 15 que permitía una nueva reelección a Fujimori gracias a una “ley de interpretación auténtica” de la Constitución Peruana. Fue en aquellas circunstancias extremadamente controvertidas cuando se dio ese gran alboroto juvenil universitario en todo el país. Fue en una coyuntura en la que como sociedad nos apartábamos del sistema democrático y a la vez la corrupción llegaba a niveles extremos con Montesinos a la cabeza y un proyecto reeleccionista ya cristalizado. Finalmente, en el año 2000, y a pesar de todo, Fujimori se hizo reelegir como presidente del país. A pesar de que la propia misión de observadores de la OEA se retiró.

El Miércoles la siguiente parte de la entrevista.

Imagen extraída de: http://portal.andina.com.pe/EDPFotografia/Thumbnail/2008/03/09/000056237T.jpg

¿Cómo llegar al Bien Común?

¿Cómo participar en Política?

Una de las formas de participar en política es a través de los partidos. Los partidos políticos son agrupaciones de ciudadanos que comparten una ideología, organizados con el afán de llegar al poder, es decir al gobierno, y poder aplicar así las políticas públicas que consideran necesarias, contenidas en su programa o plataforma electoral. Los partidos ayudan a organizar y representar los intereses de los diferentes grupos de la sociedad.

Estado, Política y partidos políticos

Las soluciones propuestas por los partidos sólo se pueden hacer efectivas si hay un instrumento que obligue a los ciudadanos a aceptar dichas soluciones, y ese instrumento es el estado. Por eso los partidos políticos luchan por tomar el poder, es decir llegar a ser gobierno, y tener legítimamente el derecho de tomar decisiones sobre los asuntos públicas.

¿Qué son las políticas públicas?

Son las alternativas de solución a los problemas públicos, elegidas y ejecutadas por los gobiernos. Si los gobiernos tienen un origen democrático, hay la posibilidad que los ciudadanos puedan influir en la elección de las políticas públicas a ser aplicadas. Pero si el gobierno no tiene un origen democrático, probablemente los ciudadanos no cuenten con canales formales para poder participar en la toma de decisión de cuál política pública elegir e implementar.[1]

“Una vez conquistado el derecho a la participación política, el ciudadano de las democracias más avanzadas se ha dado cuenta que la esfera a su vez está incluida en una esfera mucho más amplia, la esfera de la sociedad en su conjunto, y que no hay decisión política que no esté condicionada o incluso determinada por lo que sucede en la sociedad civil, y por consiguiente una cosa es la democratización de la decisión política, lo que sucedió en la instauración de los parlamentos, y otra cosa es la democratización de la sociedad.” Norberto Bobbio

Para trabajar en Grupo:
  • ¿Se pueden lograr cambios en la sociedad a través de la política?
  • ¿Son necesarios los partidos políticos?
  • ¿Sólo a través de ellos se puede hacer política?
  • ¿Conoces cuáles son las políticas públicas de juventud?

[1] La democracia es un asunto de todos. IBC, CEP

Dinámica para reflexionar sobre la búsqueda del Bien Común

Dinámica de la Jungla
Objetivo: Reflexionar acerca de la importancia de buscar el bien común en nuestra sociedad.

Desarrollo: Se forman grupos de 6 personas como máximo, y se les delega a cada uno de los integrantes representar a uno de los animales que se encuentran en la lista.

1. León

2. Venado

3. Ratón

4. Águila

5. Mono

6.Zebra

Entonces, una vez que los participantes ya tienen asignado un animal, se les plantea la siguiente situación.

Todos se encuentran en la jungla , donde se aplica la ley de la selva ,pues el más fuerte domina y somete a los otros, pero de repente Dios llama a todos los animales de la jungla, y les llama la atención diciéndoles que algunos animales han abusado de los más pequeños pero les dará otra oportunidad, sin embargo cuando bajen a la tierra ya no serán los mismos animales que fueron antes. Por lo tanto, les pide que conversen y lleguen a un acuerdo sobre como serán las nuevas reglas en la jungla.

Una vez contada la historia se les pide a los chicos que encarne el animal que se le ha otorgado y discuta con los demás estas nuevas reglas de la jungla, teniendo como meta la búsqueda del bienestar de todos los animales.

Terminado el tiempo asignado para buscar las nuevas reglas, los grupos comparten su reflexión y sus conclusiones. Esta parte solo servirá para la reflexionar sobre el tema de la búsqueda del bien común.
Imagen extraída: http://www.fondospantallagratis.es/wp-content/uploads/2010/06/Jungla.jpg

¿Qué es la política?

Como consideramos a la Política:

Es el espacio de toma de decisiones sobre los asuntos públicos, que incluye la discusión abierta por los ciudadanos sobre todos los temas públicos.



Serían tres los elementos constitutivos de la política:



La conciencia de los problemas que tenemos y de los cambios necesarios



La voluntad para actuar a favor de dichos cambios, que se funda en el sentimiento de pertenencia a la comunidad



La organización para enfrentar con éxito los problemas.1



Entendemos política como una acción social que tiene como finalidad:



a) Promover el bien común, y hacer que las acciones de los ciudadanos y de los gobernantes estén orientadas a propiciar una convivencia social que favorezca el desarrollo de la comunidad política.



b) Gobernar una nación (o una organización), implementando una propuesta que beneficie al conjunto del país, lo que implica tener poder para lograr ejecutar planes de gobierno.



c) Procesar conflictos en la medida en que los intereses de los distintos sectores sociales, económicos y políticos lleguen a acuerdos en beneficio de la sociedad.2





Pero es en la vida cotidiana el espacio en el cual las personas crean y recrean sus sentidos de vida, y nuestra participación política es importante para la construcción del bien común.

Extraído de:

1La Democracia es un asunto de Todos. IBC, CEP

2Ética y Política CEP, IBC

Imagen extraída de: http://dito.areato.org/wp-content/uploads//2008/11/mafalda_mondo.gif

Participación Política de Jóvenes

Entrevistamos a Luis Benavente un analista político y profesor universitario que en los últimos años ha venido compartiendo con la población los resultados de las encuestas de opinión realizadas desde el Grupo de Opinión Pública de la Universidad de Lima, del cual fue Director desde su fundación en 1997 hasta marzo de este año.

¿Cómo describirías la participación ciudadana de los jóvenes en los últimos años? Dentro del contexto de crisis política, ¿cómo se va presentando esto en el perfil de los jóvenes?


Hay un indicador básico de cultura política que es analizado en todo el mundo, es muy simple y se refiere al interés por la política. Podemos mencionar otros indicadores, pero ese es el básico. Las encuestas contienen preguntas muy sencillas como: ¿cuán interesado estás en la política? En el Perú encontramos que los niveles de interés en la política son bajísimos. Eso responde a una cultura política muy escasa como consecuencia de una sociedad con un nivel educativo muy pobre, porque a pesar que en el Perú se ha vencido el escollo del analfabetismo, tenemos una educación de muy mala calidad.


Soy un convencido de que entre la educación de muy mala calidad y la ausencia de educación casi no hay diferencia. Entre esa educación y la de calidad, hay un abismo gigante que es el que está marcando y acentuando las diferencias sociales en el Perú. Esa situación actual nos hace ver que en el futuro la brecha social no se va a acortar, pues la tendencia nos dice que existe una educación de muy buena calidad a la que tiene acceso una minoría y una educación de muy mala calidad a la que tiene acceso la mayoría, entre los que hay unos cuantos que van a “colegios emblemáticos” para satisfacer los requerimientos publicitarios del gobierno, pero a esa educación no tiene acceso la inmensa mayoría de niños y adolescentes pobres y semi pobres del Perú, de manera que hoy no vemos indicadores suficientes favorables para pronosticar un futuro favorable.


Entonces vemos en este indicador de cultura política que los números son muy bajos, vemos que hay un desinterés total en la política y este desinterés es mayor entre jóvenes, pobres y mujeres. Ellos son los más excluidos en la sociedad. Por lo tanto, sus niveles de cultura política es mucho menor. Si nos referimos específicamente a los jóvenes, encontrábamos claramente que en ellos hay un desinterés muy grande en la política.


Pero ahí hay una paradoja, porque en los niveles sociales más altos, donde hay mayor educación y mejor nivel de cultura política, tampoco hay interés en la política. Entonces viene un segundo tema: en el Perú la política no es atractiva para los jóvenes indistintamente de la clase social a la que pertenecen. Esta política que vemos con grandes escándalos de corrupción, esta política exageradamente individualizada, esta política de tanta confrontación -no sólo en el Perú, es uno de los atributos en la política del mundo- es una política que no resulta atractiva para un joven. Este joven tiene hoy alternativas mucho más interesantes, como el fácil acceso a las redes sociales, a la música, al universo audiovisual, a las telecomunicaciones, etcétera; donde han anclado incluso los jóvenes pobres, etc. En resumen, la política no es muy atractiva para los jóvenes en general.

Imagen extraída de: http://portal.andina.com.pe/EDPFotografia/Thumbnail/2008%5C03%5C09%5C000056237T.jpg

Formas para realizar un nuevo camino (2/2)

La información colocada a continuación ha sido resultado de los grupos focales(1) realizados para el estudio que realizó el PNUD, " Los jóvenes en el Perú, la democracia imaginada".

La protesta como modalidad de cambio

La protesta social es considerada por algunos como un mecanismo legítimo para

conseguir determinadas demandas. Sin embargo, también hay quienes piensan que es un método válido, pero extremo y que los resultados pueden resultar exiguos.

"Incluso hubo una consulta popular, donde ellos manifestaron su oposición a la mina y fue una oposición total, fue una manera, un mecanismo de manifestar sus opiniones". Lorena Barrantes (23 años, estudia y trabaja, Universidad Nacional Piura, Piura)

El trabajo y el esfuerzo individual en la base del cambio

Es importante anotar que las modalidades de cambio más consideradas son las que hacen referencia al trabajo y al esfuerzo individual. Por ello, la necesidad de igualdad de oportunidades es altamente valorada. Las menciones a esfuerzos institucionales- incluidos partidos políticos-, como instrumentos para producir la transformación del país, son solo excepcionales:

"No necesariamente si hay democracia hay más trabajo; yo pienso que también se debería erradicar eso de que decirnos que " es conocido", la vara. Hay gente que tiene mucha capacidad, pero sin embargo busca una varita para acceder a un trabajo". Lorena Barrantes (23 años, estudia y trabaja, Universidad Nacional Piura, Piura)

La responsabilidad de los jóvenes y la sombra del Conformismo

El temor al conformismo y al exagerado individualismo es mencionado en la reunión de Tarapoto. Sin embargo, el miedo al conformismo, a no luchar para avanzar y desarrollarse, es el más acentuado.

Los jóvenes entienden que una importante cuota de futuro y de la transformación de su entorno político y social depende también de ellos mismos. Las respuestas al reto son múltiples: urgente modificación de estilo de los liderazgos, mayor compromiso con la política, más dedicación a la educación, superación de actitudes acomodaticias y estrictamente individualistas, y captura con el pesimismo y el conformismo.

Cuando se plantea como tema de conversación el futuro del país y su viabilidad, los jóvenes no manifiestan un pesimismo sin salida. Creen que es posible alentar y promover cambios. Más aun, ponen énfasis en que los cambios del país o su región dependen de ellos mismos. Se trasluce, así un fuerte sentimiento individualista: el éxito está basado en el esfuerzo y la decisión personal. Así, en el ámbito nacional, las posibilidades de cambio no tienen como referencia un movimiento político o transformaciones institucionales. Se trata sobre todo de la voluntad personal, de la decisión de involucrarse de manera más intensa en las decisiones, sin que necesariamente éstas se halle vinculadas al quehacer político. Sin embargo, las propuestas de cambio, de construcción de una sociedad más inclusiva o un país con un mejor futuro para su desarrollo como personas, no tienen un horizonte claro. Se trata sobre todo de un pensamiento, un deseo e incluso una voluntad, pero no llega a delinearse como una propuesta.

[1] Grupos focales, herramienta cualitativa de investigación que reúne un grupo de personas de características similares para conversar sobre un tema específico.

Formas para realizar un nuevo camino (1/2)

La información colocada a continuación ha sido resultado de los grupos focales(1) realizados para el estudio que realizó el PNUD, " Los jóvenes en el Perú, la democracia imaginada". En una parte del estudio se les consulta a los jóvenes sobre cuales serían esas modalidades de cambio, al encontrar tantas contradicciones en su sociedad.

Los jóvenes si creen que el Perú puede cambiar. Salvo contadas excepciones, la mayoría tiene esta opinión esperanzadora. Por otra parte, la idea, en general, es que el cambio debe ser gradual. Hay desilusión frente a la democracia, urgencia de cambio y construcción de bases para la esperanza; pero al mismo tiempo prima la idea de que el cambio de la sociedad peruana y de la propia democracia, urgencia de cambio y construcción de bases para la esperanza; pero al mismo tiempo prima la idea de que el cambio de la sociedad peruana y de la propia democracia sólo puede ser gradual y a largo plazo. No imaginan "milagros" ni cambios exitosos en el corto plazo. Este realismo no transmite, sin embargo, ni pasividad ni negación de la exigencia de cambios urgentes o por lo menos de que se den señales de cambios serios y sostenidos.


Por ello, plantearon las siguientes posibles soluciones:

Entre la gradualidad y la mano dura

A pesar de la dura crítica a la situación social, política y económica que se vive en el Perú, los participantes se inclinaron de manera casi unánime por apostar por cambio graduales. La crítica a la discriminación y a la falta de igualdad de derechos es definida y rotunda, pero tal afirmación no conlleva una propuesta de cambio violento o revolucionario.

La inclinación mayoritaria por propuestas reformistas se abre paso también entre los comentarios respecto a la transformación del Perú, pero también la urgencia de fijarse objetivos. Sin embargo, el debate sobre cuál es el mejor sistema política para que el país cambie, avance, y progrese fue intenso, y reflejó también puntos de vista proclives al ejercicio de la autoridad vertical y al paternalismo compresivo de las autoridades, en particular del Presidente de la República ("es el padre de todos nosotros").

Información, educación e identidad para el cambio

La información y la educación son reiteradamente mencionadas por los jóvenes como medios para adquirir derechos, consolidarse como personas y desarrollar la capacidad de entender y transformar su entorno social, económico y político. En ese marco, es comprensible que las consideren como instrumentos básicos para el cambio. Sin embargo, la conciencia de las dificultades para ascender socialmente es alta:

"el nivel socioeconómico del que uno sale para llegar a una universidad es fatal, porque si uno tuviera un nivel económico más, un ingreso más alto, estudiaría en una universidad privada. Creo que eso se debe esto y casi todos los derechos que nos hablan los compañeros- violencia, salud y democracia- se debe a la falta de empatía de parte de los gobernantes; es decir, en la forma que uno debería ponerse en el lugar del otro, osea, el gobernante ponerse en el lugar del gobernado" Dani Franklin (21 años, trabaja, técnico mecánico, Arequipa)

Extraído de: "Los jóvenes en el Perú, la democracia imaginada"

[1] Grupos focales, herramienta cualitativa de investigación que reúne un grupo de personas de características similares para conversar sobre un tema específico.

Entrevista a Santiago Pedraglio, sobre "la Democracia Imaginada" (5/5)

En el estudio que usted realizó también se quiere responder a: ¿qué tan lejos están los jóvenes de la política y los políticos?

Están más o menos enterados, no es que no estén enterados. Si están enterados tienen una opinión muy crítica. A los políticos mucha más crítica. Y claro, se tiende a personalizar la política, un poco a ver que estos resultados de la política son problemas de instituciones. Pero por ejemplo encuentras pocos jóvenes deseosos de involucrarse en partidos, en organizaciones políticas, en construir partidos nuevos o meterse en los que existen para formarlo, es una opción muy crítica frente a la política, distante, de cierto desprecio frente a la política, pero también es muy personalizada la política y también creo que los jóvenes ante esa imagen que tienen, poseen poca actitud de involucramiento que es un problema, una dificultad en todo caso.

Entonces ahora ¿porqué un joven participaría activamente en la vida política de su país?

Ese es mas un deber ser, porque ahora muchos jóvenes con toda razón podrían decir “oe pa que voy a participar voy a perder mi tiempo” ,“prefiero irme con mis amigos, mi enamorada”, “estar perdiendo mi tiempo en una reunión de partido, una asamblea, no se llega a nada, esta gente está en la calle”. Entonces como hay una actitud despreciativa ante la política eso efectivamente cuaja rápido. Pero yo diría que al mismo tiempo ese es un problema, porque traba, bloquea la posibilidad de que los jóvenes se involucren en la política, y por supuesto si me preguntas qué cosa pienso, pienso que ojalá se involucren más , pero que se involucren más en la política, no con el ánimo de creer que el Estado es un botín. No digo que hay un sector de políticos que lo ven así, sino con ánimo renovador; por eso digo que la edad no tiene nada que ver con esta actitud reformadora. Tiene que ver con que construyas un discurso, una propuesta, una alternativa. Pienso que va a ser un proceso más gradual; yo creo que la crisis del sistema de partidos y de la política no se recompone así de un día para el otro, va a ser gradual.

Y entonces ¿que le recomendaría a un joven antes de iniciarse en la vida política?

Ese sí es un problema complicado. A mí me parece que lo fundamental es que se involucre en la vida política porque quiere trabajar por el país, trabajar por la gente y si se va a involucrar en la vida política, bueno para ser famoso, está bien, yo no estoy en contra de que la gente quiera ser famosa, pero antes que nada que sea para servir a la gente, para servir a su país, creo que si no, la política puede convertirse en un negocio, y de eso no se trata. Aunque como te digo, no estoy en contra que la gente quiera hacerse conocida por la política y que satisfaga un cierto ego, me parece normal, pero que lo primero sea lo primero: servir a la gente.

Y ¿cuál era el perfil de los jóvenes que participaron en el estudio?

La mayoría de jóvenes con los que conversamos no forman parte de ningún partido político, ni de ninguna agrupación, es gente independiente, algunos pueden estar en parroquias o haber participado en política universitaria pero en partidos muy pocos, eran muy pocos los que participaban. Tampoco los partidos políticos les dan mucho espacio ¿qué partido político se preocupa de construir una estructura juvenil. Mira aunque te parezca contrario uno de los que más se preocupó en los últimos años fue el APRA, la Juventud Aprista Peruana, JAP, y en general durante el gobierno de Toledo, sobre todo se preocuparon mucho de formar gente joven. Eso no te construye un partido nuevo y un joven reformador pero, los otros partidos ni eso, no se preocupaban.

¿Por qué se puso el título de “Democracia Imaginada”?

Que era la democracia imaginada por los jóvenes, que no necesariamente es la democracia que existe, pero es la democracia que los jóvenes quisieran que exista, por eso me pareció un nombre, digamos, sugerente, que recogía las ideas de todos los focus group que había tenido con ellos.

Entrevista a Santiago Pedraglio, sobre "la Democracia Imaginada" (4/5)

¿Qué papel cumplirán los jóvenes en estos próximos procesos electorales?

Bueno, importante como votantes de hecho. Ahora, en cuánto a si cambiarán la votación, no creo que mucho, porque los jóvenes tampoco son una isla, pues de alguna manera están impactados, influidos por lo que se discute por las corrientes de opiniones nacionales.

Hay algunos cambios, alguna variedades, efectivamente, y matices con relación a las edades, pero no creo que sean determinantes como votantes. Y como candidatos, no sé qué peso tendrán y otra cosa más tampoco hay que creer que porque eres joven eres reformador, puedes ser joven super conservador, o sea el hecho de ser joven no te da de por si características de cambio, de renovación. Puedes ser más conservador que un viejo de 70 años o más. La juventud no te da la característica de renovación, ahora va a haber un peso sí, en el voto y vamos a ver si ese voto joven encuentra representantes nacionales distintos a los que hay, pero en las encuestas eso no se refleja todavía, porque además no es un problema de responsabilidad solo de los jóvenes, es un problema de opciones y no hay muchas alternativas distintas a las que ya conocemos.

En el estudio que usted realizó también se quiere responder a: ¿qué tan lejos están los jóvenes de la política y los políticos?

Están más o menos enterados, no es que no estén enterados. Si están enterados tienen una opinión muy crítica. A los políticos mucha más crítica. Y claro, se tiende a personalizar la política, un poco a ver que estos resultados de la política son problemas de instituciones. Pero por ejemplo encuentras pocos jóvenes deseosos de involucrarse en partidos, en organizaciones políticas, en construir partidos nuevos o meterse en los que existen para formarlo, es una opción muy crítica frente a la política, distante, de cierto desprecio frente a la política, pero también es muy personalizada la política y también creo que los jóvenes ante esa imagen que tienen, poseen poca actitud de involucramiento que es un problema, una dificultad en todo caso.

Entonces ahora ¿porqué un joven participaría activamente en la vida política de su país?

Ese es mas un deber ser, porque ahora muchos jóvenes con toda razón podrían decir “oe pa que voy a participar voy a perder mi tiempo” ,“prefiero irme con mis amigos, mi enamorada”, “estar perdiendo mi tiempo en una reunión de partido, una asamblea, no se llega a nada, esta gente está en la calle”. Entonces como hay una actitud despreciativa ante la política eso efectivamente cuaja rápido. Pero yo diría que al mismo tiempo ese es un problema, porque traba, bloquea la posibilidad de que los jóvenes se involucren en la política, y por supuesto si me preguntas qué cosa pienso, pienso que ojalá se involucren más , pero que se involucren más en la política, no con el ánimo de creer que el Estado es un botín. No digo que hay un sector de políticos que lo ven así, sino con ánimo renovador; por eso digo que la edad no tiene nada que ver con esta actitud reformadora. Tiene que ver con que construyas un discurso, una propuesta, una alternativa. Pienso que va a ser un proceso más gradual; yo creo que la crisis del sistema de partidos y de la política no se recompone así de un día para el otro, va a ser gradual.

Dinámica: El “pueblo manda”

Objetivo: Lograr que se reflexione acerca de la participación ciudadana y el interés en política

Desarrollo:

Se conforman grupos de manera equitativa, y se les pide que elijan a su líder, quien será el único que llevará las cosas solicitadas por el conductor/a; mientras los demás miembros del grupo ayudarán a conseguirlas. Se ubican los grupos en un punto de partida, medianamente distante de la personas que conduce, y al escuchar el perdido deben llevar el objeto. Gana el grupo, cuyo líder llega primero con lo solicitado. Se señala, previamente, el número de veces que se recibirán las cosas.

Compartiendo nuestra experiencia

Se reconstruye el proceso de la dinámica con las siguientes preguntas:

¿Cómo se sintieron haciendo la dinámica?

¿Todos participaron, por qué sí, por qué no?

¿Qué criterios tuvieron para elegir a su líder?

¿Qué querían lograr con su participación?

¿Qué tiene que ver esto con lo que pasa en nuestra comunidad?

¿Participan en la vida social de su comunidad, sí, no, por qué, cómo?

Un comentario que puede ayudar a la reflexión final

Es cierto que no todos participan con la misma voluntad, capacidad y compromiso en la conquista de un objetivo. Esto que hemos podido constatar en el desarrollo de la dinámica, es también una realidad de las organizaciones sociales, políticas, eclesiales y del Estado. Sus integrantes participan de distintas maneras, muchas veces ganados por sus intereses personales, debilitando así el trabajo comunitario.

El participar es un derecho y una responsabilidad que tenemos como ciudadanos, tal como lo hemos en la dinámica, por ejemplo: eligiendo y siendo elegido. Pero, para participar hay que tener claro nuestras capacidades y objetivos, e identificar los espacios organizados pertinentes.1

Extraído de : Somos Ciudadanos, ADEP

Entrevista a Santiago Pedraglio, sobre "La democracia imaginada" (3/5)

Entonces ¿de alguna manera esa insatisfacción guarda detrás una insatisfacción con la forma de gobierno

Lógico, yo creo que es antes que nada con la forma de gobierno y es una crítica al gobierno. Si tú ves el “Latinobarómetro” la aprobación de los gobiernos de los últimos años del Perú es de los más bajos en toda América Latina 28, 29 por ciento o 30 tanto con Toledo como con Alan García es de los más bajos es de los últimos, penúltimo, antepenúltimo país con aprobación del gobierno.

Michelle Bachelet terminó su gobierno con 80% de aprobación y Lula también con 80 mientras que García tiene 30% entonces, que a pesar de la posición crítica de los gobiernos que aun crean en la democracia me parece admirable. Me parece bien, o sea quieren reformas, quieren cambios.

Dentro del concepto de democracia está inmerso el hecho de ser ciudadano ¿qué implica para un joven en el Perú ser ciudadano?

Derechos, yo creo que derecho a tener educación, acceder a una educación de calidad. Derecho a poder tener posibilidades de movilidad social, de poder ascender socialmente, derecho a tener reconocimiento, a su cultura a sus particularidades Culturales, derecho a ser tratado como igual, yo creo que es eso lo que la gente piensa.

Pero, el ser ciudadano también comprometen deberes.

También pero la gente pone más énfasis en los derechos. Eso no significa que esté bien pero eso pasa, porque yo creo que la cultura-responsabilidad que está vinculada a los derechos es muy débil en el país, muy débil. Se ha comenzado a instalar la cultura de derechos pero aún débilmente la cultura de la responsabilidad, eso habría que investigarlo más. Pero creo que eso es lo que está pasando.

En el estudio se habla sobre si el voto debería ser voluntario, ¿nos podría ampliar cual es esa percepción con respecto al tema?

Bueno el debate que se ha planteado durante estos últimos años es si el voto debe ser optativo u obligatorio como ahora. Son diferentes opiniones, porque además la gente no siente solo que democracia es elegir a alguien, eso no es solo democracia ni lo es todo. Democracia es que se le reconozcan derechos y te insisto. Dentro de estos esta que tú puedas elegir. Pero el voto es algo importante pero no es lo único, ni tampoco yo pienso necesariamente importante. Por eso es que sienten insatisfacción frente a la democracia, porque pueden votar, pero eso por lo que votan no termina satisfaciendo varios de los reclamos que tienen, sobre todo en relación con derechos.

Mensaje de los Obispos del Perú, ante las próximas elecciones Municipales y Regionales

CONFERENCIA EPISCOPAL PERUANA

La política debe buscar el bien común y no el beneficio grupal ni personal

Ante la proximidad de las elecciones en las que los peruanos elegiremos a las autoridades que dirigirán los Gobiernos Regionales y los Municipios Provinciales y Distritales, en nuestra condición de Pastores del Pueblo de Dios en el Perú, conscientes de que, a través del voto ciudadano cada uno se compromete con el futuro de nuestro país y que la democracia es responsabilidad de todos, queremos compartir la siguiente reflexión a fin de colaborar con los elementos éticos básicos que nos permitan emitir un voto responsable, meditado, y libre.

1.- En su encíclica social ‘Caritas in veritate’, el Papa Benedicto XVI nos recuerda dos criterios básicos para actuar en la vida social: la justicia y el bien común. La “justicia es la primera vía de la caridad”. El futuro del Perú debe anclarse en la justicia social, incluyendo y promoviendo a los más débiles en su proyección del desarrollo integral. El bien común “No es un bien que se busca para sí mismo, sino para las personas que forman parte de la comunidad”. La política debe buscar siempre formas eficientes de convivencia; pero nunca tiene como criterio los intereses particulares de personas o grupos interesados. Desear el bien común y esforzarse por él es exigencia de justicia y caridad.

2.- La doctrina social de la Iglesia enseña que para discernir lo que es más justo y adecuado para conseguir el bien común, debe tenerse en cuenta la primacía de la dignidad de la persona humana; se deben garantizar y promover los derechos fundamentales de la familia, se debe incluir y promover a los más débiles de la sociedad en los proyectos de desarrollo y considerar que el ejercicio de la autoridad es un servicio y no un dominio.

3.- La democracia no se limita al voto sino que deberá ser participación activa y responsable de todos los ciudadanos a través de la colaboración y vigilancia atenta de la gestión de las autoridades elegidas. Por ello es importante conocer a los candidatos, así como evaluar su compromiso con los valores democráticos.

4.- Se debe analizar sus programas, la viabilidad de lo que ofrecen, si son realistas y adecuados para solucionar los problemas de cada ciudad o Región; si son propuestas integrales (no sólo socioeconómicas y políticas, sino también morales, culturales, de seguridad ciudadana, etc.) y conformes al bien común.

5.- Debe tenerse en cuenta además la visión ética y moral de los candidatos ante los valores fundamentales como la defensa de la vida humana, de la familia, del matrimonio, de la dignidad de la mujer, y de los derechos humanos ya que el futuro del país exige de todos los peruanos, pero de manera particular de sus autoridades, rectitud ética en el desarrollo de sus responsabilidades para realizar y apoyar los cambios que nuestra sociedad necesita.

6.- Ni candidatos ni electores deben participar en el proceso electoral buscando votos exclusivos a favor de grupos políticos, étnicos, religiosos y de cualquier tipo que excluyan y marginen el ejercicio de los verdaderos valores que, en forma objetiva, deben primar en la elección de autoridades que deben conducir el ejercicio del bien común en la sociedad.

7.- Puesto que durante el proceso electoral los medios de comunicación social juegan un papel importantísimo, les invocamos a que ejerzan la libertad de expresión buscando no sólo la verdad sino también la justicia y el bien común, de tal forma que los lleve a informar de manera objetiva, imparcial y con apertura a todos los candidatos, a fin de que las propuestas sean conocidas de manera integral.

8.- Invocamos a los candidatos a seguir desarrollando esta campaña electoral de manera transparente y respetuosa, para hacer de este nuevo momento de la vida democrática una escuela de civismo y de renovado amor a nuestra patria y su progreso.

9.- Lamentamos y rechazamos decididamente que la interceptación telefónica siga practicándose en nuestro país, en perjuicio del derecho constitucional a la intimidad y la privacidad de las comunicaciones. Como ya se ha manifestado, los medios de comunicación deben ejercer su actividad respetando en todo momento los derechos fundamentales de las personas, particularmente los relacionados con el honor, la buena reputación y la intimidad.

10.- Exhortamos finalmente al pueblo peruano a desarrollar este proceso eleccionario en un clima de responsabilidad, unidad y búsqueda de la paz y la justicia, a la vez que elevamos nuestras oraciones para que Dios bendiga a los que resulten elegidos y les conceda fortaleza para trabajar con fidelidad y honestidad por el bien del Perú y de todos los peruanos.

Lima, 22 de Septiembre de 2010.

LOS OBISPOS DEL PERÚ