Dinámicas para el trabajo en grupo[1] (4/4)


IV. Iniciación del tema de trabajo

Es bueno iniciar el tema de fondo del taller o reunión partiendo de las ideas, experiencias, conocimientos de los propios asistentes. Esto permite mayor participación e intercambio, debate y aprendizaje. Además ayuda a revalorar y reconocer el aporte de cada participante a la discusión grupal con lo cual se va fortaleciendo la seguridad y autoestima de cada persona.

Aquí está mi foto.
- Objetivo: Permitir que los participantes conversen un poco del
tema que se tratará para iniciar la discusión desde sus propias ideas.
- Materiales: Imágenes que permitan introducir al tema de trabajo previamente seleccionadas por quien facilitará la reunión.
- Desarrollo:el coordinador o coordinadora hace una breve introducción al tema y pone a disposición de los participantes las imágenes seleccionadas. Cada participante elige la imagen que piensa que representa mejor el tema o un aspecto de éste. Luego, explica por qué escogió la imagen. Luego que se comentan todas las imágenes seleccionadas, se puede comentar en el grupo espontáneamente las ideas que más les han gustado o les han motivado reflexión.
A partir de los comentarios y las presentaciones de imágenes el facilitador o facilitadora profundiza en el tema. Los comentarios pueden ayudar a identificar diversos aspectos del tema (causas sociales, personales, consecuencias, involucrados/as, afectados/as, etc.).

Tormenta de ideas o "Brainstorming"
- Objetivo:Expresar todo lo que se piensa, con total libertad, sobre un tema específico y recoger de manera espontánea las primeras ideas que maneja el grupo sobre el tema a trabajar.
- Materiales:Un soporte (pizarra/ papelógrafo) para escribir todas las ideas y comentarios que salgan de la discusión
- Desarrollo:Antes de comenzar la “tormenta” se expone el problema y se plantea una pregunta motivadora para provocar la participación. Se explican las reglas: las ideas se expresan con independencia, no se valorará ninguna idea hasta que se diga la última frase; se recomienda asociar libremente las ideas propias con las ya expuestas; cuantas más intervenciones haya, tendremos más posibilidades de encontrar ideas válidas y pertinentes. Las ideas se van anotando de manera resumida en la pizarra o papelógrafo. También se pueden colocar en tarjetas que se pegan sin ningún orden en un principio.
Por ejemplo, si se trabajará sobre los problemas de violencia juvenil, se introduce el tema y luego se pregunta sobre las posibles causas de la violencia juvenil. Se anotan las intervenciones.

Al final, quienes hayan participado menos, pueden ordenar las tarjetas por aspectos (causas familiares, sociales, culturales, etc.) o analizar las ideas para ver cuáles se repiten o relacionan y subrayar aquellas que creen que son más importantes como causa del problema juvenil que se va a tratar.


V. Trabajo en grupo

El trabajo en grupo se puede volver complicado si las personas no se conocen entre sí; por ello, la siguiente dinámica nos permite crear un espacio donde los asistentes conversen sobre sus expectativas del trabajo grupal:

En una Isla Solitaria:
- Objetivos:conocer más al grupo de trabajo.
- Materiales: ninguno
- Desarrollo: Se inicia diciendo la siguiente consigna “imagínate que deberás pasar el resto de tu vida en una isla apartada. En ella no tendrás problemas de satisfacer tus necesidades de comida, vivienda y ropa. Otras seis personas deberán transcurrir el resto de sus vidas junto a ti, personas que tú no conocías anteriormente.”

Cada participante deberá determinar:

Edad, sexo y aspecto de cada uno de ellos.
Sus cualidades principales, qué les gustaría hacer y que no
Indicar por qué las elegiste.

[1] Las siguientes dinámicas han sido adaptadas del manual “Carpetas de dinámicas de grupo” de Matías Sales UCH (2000) Obtenidas el 3 de marzo del 2010 http://www.gestiopolis.com/recursos/documentos/fulldocs/rrhh/TecDinGrUCH.pdf

Dinámicas para el trabajo en grupo[1] (3/4)

III. Juegos de deshinibición

Algunas veces cuando un grupo inicia su trabajo y reune a personas que recién se conocen o se conocen muy poco, el ambiente se torna callado, tímido y de poca participación. Para ello, son aconsejables algunas técnicas que ayudan a que los asistentes se suelten y aporten más al desarrollo del taller.

Venta de Cosas Absurdas:
-Objetivo: desarrollar la capacidad oral, de argumentar y lograr desinhibirse adelante del grupo.
-Materiales: dibujos de objetos absurdos; por ejemplo, baberos para jirafas, peine para pelados, etc.
-Desarrollo: cada integrante del grupo recibe un dibujo. Se les da 3 minutos para que piensen cómo lo presentarán al grupo para convencerlos de que “compren” ese objeto. Luego de a uno pasarán al frente y durante un minuto tendrán que tratar de venderlo.

Si yo fuera
- Objetivo: desinhibir a los participantes
- Materiales: tarjetas con una oración en cada una.
- Desarrollo: se entrega una tarjeta a cada participante y se les pide que completen las oraciones:

o Si yo fuera un árbol, sería……........... porque…………..........
o Si yo fuera una parte de la geografía (río, montaña, bosque, etc.) sería............................................. porque………..............
o Si yo fuera una máquina sería...................... porque……….............
o Si fuera un estado climático (lluvioso, nublado, soleado, ventoso, etc.) sería............................ porque………….….................
o Si fuera un animal sería...................... porque……………….............
o Si yo fuera un auto sería..................... porque…………….................
o Si yo fuera perfume sería.................... porque………………..........
o Si yo fuera fruta sería........................... porque……………..............
o Si yo fuera color sería.......................... porque……………..............
o Si yo fuera material sería.................... porque……………...............
o Si yo fuera una estación del clima sería.............. porque…...........

Luego, se leen las frases en plenaria o se forman pequeños grupos para que cada participante comparta la que escribió.

Dramatizar un refrán:
- Objetivo: desinhibir a los participantes
- Materiales: refranes.
- Desarrollo: Se forman pequeños grupos a los que entrega un refrán el cual tendrán que representar delante de todos los participantes. Se les da 15 o 20 minutos para que preparen su dramatización y luego se procede a la presentación de las representaciones. El resto del grupo tratará de adivinar cuál es el refrán que se está dramatizando.

Yo Tengo una Pregunta:
- Objetivo: desinhibir a los participantes
- Materiales: Tarjetitas con preguntas
- Desarrollo: El o la facilitadora del grupo da las indicaciones de la dinámica. Entrega a cada participante una tarjetita que contiene una pregunta. A la indicación del o la facilitadora, deberán tratar de encontrar la respuesta. Pueden observarse, preguntar a cada uno/a, etc. Se les da 10 minutos para que encuentren la respuesta. También se pueden cambiar las preguntas y adaptar al contexto del grupo.
¿Quién tiene los zapatos más grandes?
¿Quién viene desde el lugar más lejano?
¿Quién tiene la familia más grande?
¿Quién en el grupo sabe tocar más instrumentos?

Terminado el tiempo, se hace la plenaria y cada participante cuenta lo que hizo para encontrar su respuesta y cuál es.

[1] Las siguientes dinámicas han sido adaptadas del manual “Carpetas de dinámicas de grupo” de Matías Sales UCH (2000) Obtenidas el 3 de marzo del 2010 http://www.gestiopolis.com/recursos/documentos/fulldocs/rrhh/TecDinGrUCH.pdf

Dinámicas para el trabajo en grupo[1] (2/4)

II. Técnicas divisorias

Es importante que los integrantes de un grupo o participantes de un taller o evento, se vayan conociendo entre sí. Por ello se debe buscar que los grupos que se formen para trabajar, sean de manera aleatoria para que se intercambien personas que no se conocen. Para esto es bueno aplicar alguna dinámica que facilite la “mezcla” de las y los participantes. Por ello acá les brindamos algunas dinámicas:

Pueblos y Ciudades:
- Objetivo: dividir en grupos de trabajo
- Materiales:pequeñas cartulinas con el nombre de ciudades. El número de ciudades que se elijan, dependerá de la cantidad de grupos que se quiera formar. Por ejemplo, si queremos trabajar con 5 grupos, escogemos el nombre de 5 ciudades. Para definir la cantidad de personas que habrá en cada grupo pondremos el nombre de cada ciudad, en 3, 4 o 5 cartoncitos, si queremos grupos de a 3, 4 o 5 personas.
- Desarrollo: Se entregará al azar a cada participante un cartoncito con el nombre de una ciudad. Luego, a la señal, cada quien buscará a la persona (o las personas) que tenga la misma ciudad para conformar un grupo de trabajo.

Canción Divisoria:
- Objetivo:dividir en grupos de trabajo
- Materiales: papeles de colores doblados.
- Desarrollo: en el centro del salón se ubican el mismo número de papeles doblados como de participantes. En cada papel se escribe el nombre de una canción.
A la señal del animador/a, cada participante toma un papelito y empieza a cantar en voz alta la canción que le tocó, hasta juntarse con el resto de los participantes que tienen la misma canción y conformarán su grupo. Habrá tantas canciones como grupos se desea formar.

Tráeme tu silla:
- Objetivo:dividir en grupos de trabajo
- Materiales: sillas y dibujos.
- Desarrollo: debajo del asiento de cada silla se pegará un dibujo. Habrá tantos dibujos como grupos se desea formar. A la señal del animador, cada participante saca su dibujo y empieza a buscar a los que tienen el mismo dibujo, hasta juntarse con el resto de los participantes que tienen lo mismo para conformar su grupo de trabajo.


[1] Las siguientes dinámicas han sido adaptadas del manual “Carpetas de dinámicas de grupo” de Matías Sales UCH (2000) Obtenidas el 3 de marzo del 2010 http://www.gestiopolis.com/recursos/documentos/fulldocs/rrhh/TecDinGrUCH.pdf

Seminario taller: Compartiendo un camino de acompañamiento

Los invitamos al seminario taller: Compartiendo un camino de acompañamiento.
Estará conducido por Amparo Huamán y Ze Everaldo Vicentello G.
Fechas: 31 de mayo al 4 de junio
Lugar: Instituto Bartolomé de las Casas. Belisario Flores 687 - Lince
Costo: 40 nuevos soles. Becas limitadas
Incripciones: Puede llamar al CEP 433-6453 o escriba
lilianaberta@cep.com.pe / lilianavale@cep.com.pe

Dinámicas para el trabajo en grupo[1] (1/4)


En un taller o sesión de trabajo con jóvenes pasamos por diferentes etapas como la presentación, la división de grupo de trabajo etc. A continuación les presentamos una lista de dinámicas que pueden ser utilizadas para el trabajo con jóvenes. Se debe tener en cuenta que pueden ser adaptadas al contexto, tema y grupo con el que se esté trabajando.


I. Dinámicas de presentación

Las siguientes dinámicas pueden ser usadas para la presentación de cada asistente a las reuniones del grupo, o al taller, encuentro, etc.

La casa:
- Objetivo: presentación
- Materiales: ninguno
- Desarrollo: La animadora pide a los participantes que formen grupo de 2 personas se toman de la mano y forman la “casa” y colocan a otra persona en el medio: el/la “inquilino/a”. Cuando el coordinador grita ¡casa!, la casa se cambia de “inquilino”. Cuando el coordinador grita “inquilino”, éste cambia de casa; y cuando grita “mudanza”, se desarma todo y se vuelve a armar. Cada vez que entra alguien nuevo a la casa todos se tienen que presentar.
Para adaptar la dinámica a la zona de su trabajo, si está trabajando con grupos de la sierra, se pueden formar “tambos”; y si está trabajando en la selva, se pueden formar “malocas”.

La telaraña:
- Objetivo: presentación.
- Materiales: ovillo de lana.
- Desarrollo: una persona toma la punta del ovillo, dice su nombre y tira el ovillo a otra persona, aleatoriamente. Esta persona hace lo mismo, dice su nombre y sujetando la lana, lanza el ovillo hacia otro, con lo cual se va “tejiendo” la telaraña.
Cuando ya todos han recibido y lanzado el ovillo, se inicia el proceso inverso: quien tiene el ovillo se lo devuelve a quien se lo dio pronunciando en voz alta el nombre de la persona que va a recibir el ovillo. Esto significa que todos y todas en el grupo deben estar atentos a los nombres de las personas que les lanzó el ovillo, y el nombre de la persona a quien se lo lanza.
Esta técnica también puede utilizarse para reflexionar sobre el trabajo en equipo y cómo, se articula y vincula lo que hacen unos y otros para el logro de los objetivos grupales.

[1] Las siguientes dinámicas han sido adaptadas del manual “Carpetas de dinámicas de grupo” de Matías Sales UCH (2000) Obtenidas el 3 de marzo del 2010 http://www.gestiopolis.com/recursos/documentos/fulldocs/rrhh/TecDinGrUCH.pdf

Cambios civilizatorios, mundialización y nuevo horizonte cultural juvenil (5/5)



Sandro Macassi (1)

1.5. Cambios acelerados e identidades en construcción

Una de las características del tiempo que le ha tocado vivir al joven de hoy es la aceleración de los cambios. El desarrollo de las nuevas tecnologías es cada vez más vertiginoso y tarda muy poco en llegar del hemisferio norte al sur.

Sin embargo, también las dimensiones han variado, las ciudades latinoamericanas son cada vez más grandes, más ingobernables, plagadas de territorios librados a la suerte de sus pobladores. Los jóvenes se enfrentan a la tensión entre la trashumancia en la ciudad, buscando los espacios para la diversión y el entretenimiento, y la tendencia a la domiciliarización.

De un lado, los jóvenes recorren una ciudad en la que el espacio público es visto con desconfianza, enrejado y vandalizado. Los jóvenes imponen muchas veces sus propias reglas de uso a ese espacio, territorializándolo, normando su ingreso y el tránsito, pintando las paredes; por lo tanto los jóvenes que no participan de los grupos juveniles y pandillas trasuntan los territorios entre miedos y desconfianza.

De otro lado, la violencia callejera, la delincuencia aleja cada vez más a muchos jóvenes de los espacios públicos que ofrece la ciudad. Prefieren la seguridad que encuentran en el domicilio, en la cabina pública, con la oferta de medios, cable e Internet, donde lo “tele” o lo “virtual” cobra mayor importancia que el encuentro e intercambio directo.

Por último, los jóvenes son el sector poblacional de mayor tasa de migración, tanto interna como internacionalmente, muchos jóvenes estudian en las ciudades intermedias y vuelven a sus hogares los fines de semana, desarrollando estrategias de dos pies, entre las ciudades que les brindan los servicios y la de origen. Otros migran para buscar mejores oportunidades tanto en la capital como en el extranjero, por lo mismo el proceso de constitución de su identidad y personalidad está atravesado por el cambio constante y el desarraigo.

Una forma de articular el futuro personal al colectivo es la vinculación territorial; sin embargo la transhumancia en la ciudad, la domiciliarización y la migración rompen este nexo natural. Por lo tanto, se produce una separación entre futuro individual y futuro colectivo en los proyectos de vida de los jóvenes.

[1] Macassi Lavander Sandro, Ricardo Blanco Beledo. (2006) Los nuevos sujetos de la globalización. Serie: Jóvenes: construyendo nuestro tiempo. Lima: IBC-CEP

Cambios civilizatorios, mundialización y nuevo horizonte cultural juvenil (4/5)

Sandro Macassi (1)

1.4. Cambios en la producción de conocimiento y comunicación social

El cambio del paradigma tecnológico experimentado en las recientes décadas ha sido el fenómeno que más incidencia ha tenido en la conformación del horizonte cultural juvenil. Sin embargo es necesario aclarar que el cambio tecnológico, es decir la digitalización, los nuevos materiales, y la informática de por sí no determinaron el cambio cultural experimentado por los jóvenes sino su uso social.

Como ocurrió con la televisión y la radio en su momento, es el uso social el que determina los nuevos lenguajes a usarse. A la oralidad radial se superpuso el lenguaje audiovisual y a éste los nuevos lenguajes multimedia, hipertexto, que generan nuevas gramáticas de actuación como las del rollplay, los nicknames, el chat, los blogs, todas ellas formas expresivas que son apropiadas crecientemente por los jóvenes y constituyen su “modus vivendi” y en ocasiones su principal forma de vinculación con la sociedad.

Sin embargo el uso social de las tecnologías de la comunicación y la información no ha generado solamente nuevos lenguajes y gramáticas de actuación, sino que otros procesos sociales e incluso políticos vienen transitando por la Internet. Para Castells el fenómeno más importante de esta impronta tecnológica es la generación de la sociedad en red.

La conformación de ciberculturas, las comunidades virtuales, el cibersexo, e incluso el activismo político desarrollado en el ciberespacio, o el activismo que el ciberespacio permite, son la expresión tangible de estos cambios, especialmente porque la línea divisoria con el ciberespacio cada vez es más débil, los jóvenes transitan de una relación virtual a una real y viceversa. Diversas redes y comunidades se encuentran, intercambian y construyen sentidos con más facilidad en el ciberespacio que en la interacción personal; por otro lado, diversos grupos juveniles se vinculan con otros, y se adscriben a otras comunidades más amplias a través de la Internet, como es el caso de los darks y los subterráneos.

Estamos, por lo tanto, frente a procesos culturales bullentes, donde la multiplicidad de las identidades y de los roles sociales desempeñados por los jóvenes frente a diferentes contextos y a diferentes personas, viene cuestionando no sólo las premisas de la sociología clásica sino también las teorías tradicionales de la personalidad de la psicología.

Los cambios que generaron las tecnologías de la comunicación no sólo tiene una incidencia en los procesos culturales y sociales, sino que generaron diversos cambios en la base productiva de las sociedades, desplazándose la generación de capital de sectores primarios (materias primas) y secundarios (bienes manufacturados e industriales) hacia el sector terciario de la economía (servicios). Las principales economías emergentes basan su crecimiento en la producción de servicios de información y la informatización de los ciclos productivos, dejando de lado el tradicional modelo de industrialización. En este contexto los jóvenes latinoamericanos tienen muchas potencialidades y destrezas desarrolladas para manejarse en el entorno digital. Sin embargo los programas sociales pro-empleo, como el que opera en el Perú, continúan capacitándolos para la vieja industria, sin reconocer la potencialidad que los jóvenes tienen para la inserción del país en la economía global.

Tal vez uno de los cambios societales que vienen afectando masivamente a los jóvenes es el conflicto cultural entre la escuela y la Internet y la televisión, puesto que las culturas que convergen en el aula de clase, entre profesor y alumno, son marcadamente divergentes. Los maestros provienen de una cultura oral sin un profundo arraigo en la cultura escritural, mientras que los jóvenes pasan muchas horas navegando en el hipertexto vinculados al mundo, y expuestos a la vertiginosa velocidad de la televisión y el clip. Además, a diferencia de antes los adolescentes y jóvenes reciben, y tienen al alcance ingentes cantidades de información y diferentes medios (Internet, cable, televisión, enciclopedias de los diarios, entre tantos), que compiten con el conocimiento, muchas veces desactualizado y frecuentemente poco pedagógico, de los profesores.

Creemos que las altas tasas de deserción escolar y el bajo rendimiento, además de basarse en las condiciones de pobreza, también se explican por la incongruencia entre un lenguaje audiovisual y dinámico en el que vive el joven y la falta de modernización de la pedagogía y las resistencias a introducir cambios en la currícula que acerquen la escuela a la vida cotidiana. Valenzuela (2005) sostiene respecto a la escuela y los jóvenes que ambos “conforman diversos planos discursivos que no se tocan, ni dialogan, por lo cual se unilateralizan algunas áreas del conocimiento”. Ciertamente, la paquidérmica relación que la escuela establece con la realidad y la vivencia cotidiana, cada vez más cambiante, bifurca al joven hacia el mundo de la vida alejándolo del mundo de la escuela, pues la forma en que el joven se vincula con el conocimiento, lo usa y lo produce no se rige por las reglas de la escuela, sino por las que provienen de la socialización lúdica y horizontal.

Sin embargo, la incorporación de las tecnologías de la información en las escuelas va a suponer una redefinición de la noción clásica del maestro como depositario del conocimiento y de la noción bancaria de la educación, por la cual al alumno se le debe llenar de contenidos. La incorporación de CDS multimedia en las escuelas, significó el cuestionamiento a la autoridad del maestro como fuente de información, pues los CDS contenían información mucho más actualizada, dinámica, entretenida que la que el maestro podía proporcionar. Por lo tanto, significó una redefinición del rol de docente como experto en la gestión del conocimiento en lugar de una fuente del mismo; en otras palabras, el maestro debe enseñar a adquirir, seleccionar y procesar el conocimiento en lugar de sólo buscar la memorización del mismo.

[1] Macassi Lavander Sandro, Ricardo Blanco Beledo. (2006) Los nuevos sujetos de la globalización. Serie: Jóvenes: construyendo nuestro tiempo. Lima: IBC-CEP