Conociendo a Vichama (2/3)


¿Cómo nació, qué los motivó?
En los 80 ya se hablaba de la lucha para la transformación social, el objetivo era buscar vivir en una sociedad justa, con igualdad, solidaria. Se reflexionada en tener una ciudad diferente donde el arte y la cultura sea lo que prime a nivel educativo. Bajo estos pensamientos nace Vichama teatro como un teatro de grupo, no un grupo de personas que se juntan para hacer teatro si no el teatro nos ha unido a todos.

¿qué es lo que más caracteriza su trabajo?
Lo que nos caracteriza es que nuestro trabajo se basa en las relaciones humanas, casi en todos los trabajos que realizamos prima aprender a relacionarnos con los otros y aprender a compenetrarnos buscando diferentes formas de diálogo con la base del teatro. En nuestros trabajos tenemos distintos públicos y van variando dependiendo a la obra y de acuerdo a las circunstancias, al momento político y social que estamos viviendo en el país.

¿cuál es el problema que más les afecta?
El económico. Lo que más nos saca de cuadro es conseguir el dinero para hacer todas nuestras actividades. En la reunión de articuladores vemos qué clases de proyectos se sueltan en la red para poder concursar. Para participar en proyectos tenemos que ver que no vayan en contra nuestros valores de grupo, como el no hacer teatro comercial.

para ustedes ¿qué es el teatro?
Nosotros/as decimos que no puedes hacer teatro de una manera y vivir de otra. El teatro es un estilo de vida, es un medio para comunicar información, para ayudar a estimular, para sensibilizar. El teatro es una herramienta, una posibilidad para demostrar a las personas que otro mundo es posible, que las relaciones humanas pueden ser mejores. El teatro se convirtió en un punto de encuentro, en un espacio en el cual liberamos nuestros miedos. Nosotros/as sabemos que el arte de teatro para la transformación social es algo real.

¿Por qué utilizar el teatro como herramienta de su trabajo?
Los/as que fundaron Vichama se dieron cuenta que el teatro los ayudaba a crecer como personas y a expresar lo que tenían dentro. Ahora, nos damos cuenta que el arte puede ayudar alcanzar los objetivos que uno quiere a nivel político, social, cultural, económico y personal. El arte del teatro puede ayudar a transformar el mundo en el que vives.





Conociendo a Vichama (1/3)

Realizamos una entrevista al presidente del grupo de Teatro Vichama, César Escuza. Este es un grupo tiene más de 26 años en Villa El Salvador, utilizando el arte como herramienta para el cambio. Este es el modo en que aportan para el cambio.

¿Desde cuándo existe el Vichama?
Vichama es una experiencia que surge en VES en la década de los 80. Se origina en el “centro de comunicación popular” de este distrito. Éste era un centro de reunión juvenil y difusión cultural; en ese espacio nace lo que hoy es Vichama. El primer nombre es “Teatro comunitario de Villa El Salvador” dirigido por César Escuza Noredo. Este colectivo de actores y actrices estaba integrado por jóvenes de la ciudad de VES, cuya temática era un teatro basado en la transformación social. Una de las primeras obras fue sobre la fundación de VES que se llamó “diálogo entre zorros”. Las obras trataban de mostrar el contexto de VES y cómo el pueblo unido y organizado luchaba para conseguir esos derechos.
Del grupo humano inicial solo se ha mantenido el director artístico general, los demás miembros se separaron y echaron raíces en otras experiencias.

¿Cuál es su objetivo?
Nuestro objetivo es alfabetizar a través de la cultura. Queremos que el teatro sea un medio para transformar la sociedad; queremos democratizar el arte y la cultura basada en principios de solidaridad, trabajo en grupo y el respeto. Nos basamos mucho en las relaciones entre las personas. Nosotros siempre decimos que el arte ayuda a que nos sensibilicemos mucho más, tomemos mayor conciencia de lo que ocurre en nuestro alrededor. Nosotros, como colectivo, luchamos frente a puntos muy específicos como son el individualismo, el racismo, la discriminación, el sistema excluyente, el capitalismo, el consumismo.
En Vichama siempre estamos viendo qué es lo que necesita la ciudad y cómo podemos aportar como actores y actrices de teatro.

¿cuántas personas forman parte de Vichama?

Vichama teatro está integrado por 9 personas desde el presidente, director artístico general, los asociados, etc. Todos nos hacemos llamar articuladores. Entre nosotros 9 tomamos juntos todas las decisiones sobre lo que ocurre: si asistimos algún evento, si apoyamos a una organización, velamos por el progreso y el mantenimiento de toda esta casa. Este grupo de articuladores lo conformamos personas entre de 50 años a 16 años. Los más jóvenes salieron de nuestros talleres y se han ido quedando pues han visto este espacio como una opción de vida. Las personas más adultas tienen más o menos 50 años y toman el papel de acompañantes. Debemos rescatar que todas las decisiones son tomadas por unanimidad, si hay alguien que no apoya no se hace. Eso es algo, que siento, que nos hace especiales pues durante tres horas conversamos todos los detalles. Nosotros realmente queremos que todo lo que hacemos trascienda.

Los marchantes de la cultura (4/4)

¿Cómo son los talleres que realizan?
Nosotros hacemos talleres al aire libre porque mucha gente tiene temor de ir a espacios cerrados, porque piensan que tienen que pagar y como no cuentan con el dinero, sienten que no es para ellos y no participan. Piensan que el arte y la cultura son para una élite y es falso. Cuando hacemos talleres en la calle estamos más cercanos a todas las personas que pasan, así se sienten integrados, pierden el temor por esa cosa: “la cultura”.

El trabajo que realizan ¿Puede ayudar a que otros "despierten" o inicien un camino de construcción o participación ciudadana?
Bueno ese es el objetivo, es volvernos ciudadanos con derechos y deberes. Vivimos en un lugar donde el tema de ciudadanía no está claro y la intentamos llevar a través del arte.
Por ejemplo en el FITECA los vecinos/as acogen a los invitados en sus casas, también los vecinos participan en la organización, pues se hacen asambleas abiertas. De este modo van asumiendo cada vez más tareas, pero no solo durante el evento FITECA si no durante todas las otras actividades después del evento principal. La idea es que el FITECA sea de los vecinos.

¿Cuál es el problema que más les afecta?
Nos afecta, básicamente, el tema de que el Estado o el Gobierno no logran tener conciencia de la importancia de la cultura para el desarrollo de un pueblo. Me parece tan injusto que no tengan el mínimo de conciencia de la importancia de lo cultural. En otros países ya se ha avanzado muchísimo. Nosotros estamos muy bajos en apoyo a la cultura estamos tan atrasados…

¿Cuáles son sus principales logros en estos años que vienen trabajando?
Primero, tener una presencia local, nacional e internacional por que somos parte de una red Latinoamericana de Arte para la transformación social. De este modo, vemos otras realidades que nos contagian y vemos qué podemos hacer acá y cuánto nos falta. El otro logro es tener un grupo, relativamente compacto, que trabaja a tiempo completo y está desarrollando una propuesta artística que tiene que ver con nuestra comunidad e identidad. Otro logro, con el FITECA es haber logrado, con otros colectivos, una presencia cultural en nuestro espacio.

¿Cuáles son sus metas como colectivo?
Tenemos muchas metas. Ahora estamos terminando un montaje nuevo que tiene que ver con el tema de la memoria, con nuestra identidad y nuestra historia concreta, esa es una meta artística. Otra de las metas es poder lograr más la participación de la ciudadanía con el FITECA.


Los marchantes de la cultura (3/4)



Para ustedes ¿qué es el arte?
¡El arte! Cada uno tiene su propio concepto. El arte es la integridad más sublime porque está conectado a toda tu sensorialidad, tu lógica racional, tu espiritualidad, es magia.

¿Por qué utilizar el arte como herramienta de su trabajo?
Nosotros planteamos dos cosas. El arte es un medio y un fin. Un fin porque queremos jugar con los elementos para componer, hacer propuestas de belleza para ello lo hacemos a través del teatro. Es un medio porque ayuda a los jóvenes a liberarse. El arte es, para los jóvenes, herramientas que tienen guardadas y no utilizan. Por ejemplo, hay un grupo de señoras del grupo “Madre Tierra”, yo tuve la oportunidad de formarlas actoralmente y … ¡para qué les di las herramientas! ¡uy! Había una señora con cáncer, pero ahora ella se ve feliz, realizada. Pareciera que todo el grupo se despertó porque tienen muchísimo qué decir, muchas cosas guardadas y escondidas. El arte es una herramienta increíble porque de esta manera la gente se compromete pero no solo racionalmente, ahora hay un compromiso de sentimiento.

¿Cómo crees que el trabajo que realizan aporta a la comunidad?

Mira, cuando se presentan 40 grupos de teatro y cada uno de estos tiene obras reflexivas; es decir se toca un tema y lo profundizan, la obra de teatro se convierte en un espacio de reflexión. La reflexión con entretenimiento hace que las personas tomen más atención a lo que se les intenta decir. A la gente le encanta ver obras de teatro que los entretengan y a la vez le digan cosas. Esa actitud de reflexionar ha ido cambiando en los jóvenes de nuestro barrio. Somos un barrio que ha tenido muy poca oportunidad de tener elementos culturales, poca oportunidad de vivir bien porque son familias con pocas facilidades económicas; ha habido una tendencia por la sobrevivencia entonces la cultura del achoramiento ha ido creciendo por acá. Ha habido muchos pandilleros como resultado de la falta de oportunidades, mala formación en la educación, familias quebradas; chicos que no tienen afecto por parte de sus padres porque estos trabajan 12 horas y no tienen tiempo ni para abrazar a su hijo etc. Hemos tenido una población con mucha violencia e incidir con ellos a través del teatro es ¡uf! ¡fructífero!.
La primera consecuencia fue que desapareció el pandillaje en esta zona. Antes habían enfrentamientos de pandillas pero, sin darnos cuenta, conforme pasaba el FITECA desaparecieron las pandillas. Claro, nosotros también dábamos talleres a los chicos en asentamientos humanos y los pandilleros decían “¡oye! mi hermanito está metido ahí y no podemos hacer eso porque vamos a malograr el taller de mi hermano” los chicos son muy concientes. El FITECA se ha convertido en parte del orgullo de su barrio entonces su autoestima ha cambiado, ahora quieren a su barrio.

Los marchantes de la cultura (2/4)

¿Cuál es su objetivo como colectivo?
Nosotros, como grupo, nos gusta producir obras de teatro para espacio abierto, para la comunidad. Nos parece muy importante producir teatro con esta característica pues nos interesa el vecino/a como individuo, como personas que nosotros queremos alegrar. Queremos divertirnos mucho con lo que hacemos, esa es nuestra motivación. No estamos en la búsqueda de un protagonismos especial.

¿Cuántas son las personas que forman parte de la Gran Marcha de los Muñecones?
A tiempo completo somos 8, pero hay gente a medio tiempo y los que vienen de vez en cuando. En sí la comunidad de la gran marcha somos 60, pero los que coordinan a tiempo completo son 8.

¿Cuál es el público prioritario en su trabajo y por qué?
Nos dirigimos a todos, porque nos presentamos en la calle, un espacio abierto. Siempre estamos pensando en el niño, en el adulto, en el intelectual, estamos pensando en el exquisito. Todos.

¿Por qué escoger “el barrio” como espacio de trabajo?
Porque acá hemos nacido. Estos vecinos, que están alrededor nuestro, son parte de nuestra historia. Mira, todos queremos un mundo nuevo y se tiene que empezar en lo cotidiano, en el ahora. Siempre buscamos que los cambios sean concretos y reales, y debemos comenzar por lo más cercano, el barrio.
Aquí hay un tema muy importante que trabajamos con el FITECA que tiene que ver con el encuentro con nuestra memoria.
Por ejemplo, vamos hacer una serie de tertulias con los vecinos/as para que nos cuenten sus historias y revalorar sus orígenes.

¿Cuál es el cambio que desean lograr?
¡Eso! Nosotros debemos de dotarnos de elementos y valores que nos ayuden a conquistar más la alegría. Debemos valorar nuestra historia que sirve para el desarrollo de la comunidad porque en la historia vamos a encontrar muchos valores. Por ejemplo, en la sierra las casas siempre están con las puertas abiertas y nadie roba. De eso tenemos que aprender. Mira, cuánto cuesta mantener un preso en la cárcel ¡MILES de dólares! En vez de invertir eso en presos debería de invertirse en educación y cultura. Se debería de invertir en rescatar esos valores de respeto que tiene nuestra cultura andina y aplicarlos en la ciudad.

Sobre el FITECA ¿Cuáles son las líneas de acción del FITECA?
Uno, es el evento como tal que es una fiesta de intercambio cultural con la comunidad. Luego, los domingos comunitarios que es ir un asentamiento humano y trabajar con ellos. En esta actividad se pintan murales, se hace pintado de casas, se siembra y limpia la calle y se hace presentaciones artísticas. También trabajamos el encuentro con nuestra memoria. El otro es el FITECA-andando que son actividades por mes con la finalidad de descentralizar todo lo que logramos con el FITECA.

Los marchantes de la cultura (1/4)


“La gran marcha de los muñecones” son un grupo de artistas que están logrando grandes cambios en su distrito. Ellos se encuentran en el Barrio La Balanza de Comas y son unos de los grupos que inició y hoy impulsan el FITECA ”Fiesta Internacional de Teatro en calles abiertas”. Sus integrantes han optado por el arte para transformar actitudes y realidades en los barrios de Comas, el distrito que los ha visto crecer. Hablamos con José Rodríguez, el director, para que nos cuente más sobre su trabajo:

¿Desde cuándo existe “La gran marcha de los muñecones”?
Bueno, tiene dos fundaciones. La primera fue en año 77 cuando éramos casi niños, en el tiempo de colegio. Nosotros teníamos ganas de hacer arte y trabajo con la comunidad. Luego, nos dimos cuenta que el arte implica mucho conocimiento así que hemos ido a escuelas para aprender durante muchos años. Al sentirnos preparados hemos vuelto al barrio para hacer una propuesta profesional a tiempo completo, desde el año 90 trabajamos en esto, todos los días.
Hemos ido buscando como relacionarnos con la comunidad a través del arte y eso ha implicado hacer todo al aire libre, la calle. La calle es el espacio de construcción de cultura y ahí hemos chocado con la cultura “achorada” de nuestros barrios. Bueno, al querer buscar una presencia en el espacio nos dimos cuenta que podíamos crear alianzas con los grupos de nuestra zona y así iniciamos el FITECA “Fiesta Internacional de Teatro en calles abiertas”.

¿Por qué ese nombre?
Nosotros hemos sido chicos que queríamos estar presente en todas partes. Nos presentábamos en distintos barrios dónde se hacían fiestas culturales, íbamos caminando por todos partes como unos marchistas. Éramos los marchantes de la cultura y un cura de barrio nos bautizó con ese nombre.

¿Cómo nació? ¿Qué los motivó?
Bueno, por la necesidad de ayudar pues siempre hay alguien que nos va a necesitar y a nosotros nos nació, el querer solidarizarnos, ayudar a través del teatro. Nosotros queríamos hacer fondos económicos para poder ayudar a personas y por ahí, a alguien, se le ocurrió hacerlo a través del teatro, claro al final pasábamos el sombrero para recaudar dinero. La vez pasada, reflexionando, me di cuenta que toda mi vida he estado en un grupo de teatro; toda mi vida he estado trabajando en grupo y no concibo mi vida sin un grupo.

Arte en las calles hecho por jóvenes (4/4)


¿cuál es el cambio social que buscan?
OB (Orestes Bermudez): ahí cada uno tiene su posición política. Yo creo que el actual sistema no ha generado desarrollo; debemos comenzar a plantear un nuevo sistema para poder dar solución a los problemas de manera equitativa. No puede ser que las 5 personas más ricas tengan más que 20 países pobres, es injusto.
Yo veo todos los días chibolos que suben a vender caramelos cada uno con una historia diferente. Si eso no me sensibiliza, estoy mal. Asumo un compromiso a partir de un cambio y tengo que comenzar desde donde estoy, desde lo que sé, osea, desde el arte.
MQ (María del Carmen Quispe): Ahora estamos intentando nutrirnos en procesos educativos para alcanzar un cambio a través de la educación por el arte

¿cuál es el problema que más les afecta?
OB: trabajar en grupo es difícil porque cada uno viene con sus temas. A veces toma tiempo consolidar algo con las diversas ideas que hay, pero no sé si sea un problema.
MQ: Un problemas es que a veces, si bien solicitábamos que el lugar esté blanqueado para poder pintar; al final no está y nos teníamos que quedar esperando para que la pintura seque y poder comenzar a pintar. Son cosas de organización, de los lugares a los que llegamos.

¿Cuáles son las principales actividades en las que siempre participan?
OB: el foro de la cultura solidaria, FITECA, bueno los espacios de memoria como el museo itinerante. Espacios alternativos

¿Cuáles son sus principales logros durante los años que van trabajando?
OB: logros, pienso que el trabajo en colectivo me ha llevado a espacios que no conocía antes, prácticamente nos hemos paseado por todo Lima haciendo murales y actividades
EA (Ernesto Alva): y fuera de Lima
OB: todas éstas experiencias, para mi, han sido como logros. El poder conocer realidades y no quedarte encerrado entre cuatro paredes, para mí ha sido motivador
MQ: también el hecho de poder llevar arte a lugares donde las personas no lo conocían. Además es un logro que estén contentas con nuestro trabajo, a pesar de todas las presiones que pueden tener siempre nos ponen buena cara y nos felicitan. Eso es bastante.
OB: es un gozo personal y colectivo poder hacer esto. Nosotros sabemos que si no gozas con lo que haces entonces no vives
AE: estoy haciendo lo que quiero hacer y es ¡pajísima! (muy bueno).

¿Cuáles son sus metas como colectivo?
OB: Ahora tenemos un proyecto que queremos desarrollar. Se trata de generar talleres de arte con diversos temas por ejemplo de medio ambiente. Nos gustaría que sea ambulante.
OB: En un seminario, una señora decía que de cada 10 colegios 8 son multigrado. Alucina (imagina) la urgencia que hay sobre la educación artística y todas las limitaciones que le están poniendo a los niños/as. Por eso nos gustaría que en algún momento se puedan hacer talleres de arte de forma itinerante.

Quisieran dar algún comentario final
MQ: Bueno, que la gente se comprometa en trabajar en equipo. Que se atrevan a aportar al desarrollo social

OB: que siempre estén con la idea de explorar; que no se queden con lo que se les da que es algo establecido, si no hay que reflexionar y proponer.


**fotografìas obtenidas de http://colectivo-ambre.blogspot.com/
También encuéntralos en Facebook como "Colectivo Ambre"