Arte y ciudadanía (2/2)



A través del arte para la transformación social hay muchos jóvenes participando para el cambio: promoviendo que en sus comunidades la gente reflexione sobre los derechos humanos, sobre su responsabilidad como ciudadanos, revalore su identidad. El teatro, la pintura, las danzas, son alguna de las formas de expresión con que estos jóvenes se involucran en sus espacios, interviniéndolos artísticamente, comprometiéndose con el desarrollo de su comunidad de una manera alternativa.

Así podemos verlos con narices rojas o ropas de colores con el fin de tener otro acercamiento al público y permitir el cambio de actitud de manera efectiva. Es así que dejando el discurso oral, el de la política tradicional, se maneja un discurso a partir de la expresión artística adoptando todas las características del arte como son la reflexión y la innovación. Es así como el arte nos permite ser protagonistas del cambio y asumir una responsabilidad social.

Lo más importante es reivindicar nuestro ejercicio de la ciudadanía o renombrarla por las palabras: compromiso, participación, protagonismo. En este caso el arte es el mejor aliado.
**Fotografìas de El colectivo el colectivo http://colectivoelcolectivo.blogspot.com/

Arte y ciudadanía (1/2)

En la actualidad, la palabra ciudadanía se relaciona comúnmente a la “política” viendo a ésta solo para especialistas y conocedores. Este pensamiento hace que las personas de a pie se alejen de la actividad política pues no se sienten involucrados ni partes del cambio, solo esperan que las cosas mejoren por decisiones de los demás.

La mayoría de las personas asumen que la ciudadanía se adquiere al cumplir 18 años, y se ejerce votando en elecciones, entre otras cosas. Esta actitud solo hace que las personas no se involucren en un ejercicio responsable y real de ciudadanía. Se tiene que ver a la ciudadanía “…como base de la convivencia social, donde cada cultura debe aportar lo necesario para construir una sociedad de ciudadanos y relaciones basada en igualdad de principios
[1]…” A partir de esta premisa es necesario que los ciudadanos sean actores activos para que “aporten para el cambio”.

Es una tarea importante poder unir la política y la ciudadanía con el día a día de las personas; es decir que las personas se sientan capaces de ser actores activos e involucrarse en lo que sucede. Ciudadano es aquel que se compromete con su espacio y participa en el cambio.


** fotografías son del trabajo del Colectivo Ambre.

[1] Castro Aguilar, Rosa. Centro de estudios y Publicaciones, Instituto Bartolomé de las Casas. 2005. Materiales Educativos para líderes: Política, ciudadanía y participación. Lima. CEP. Pág. 23

Editorial

Los jóvenes tienen diversas formas de expresarse y vincularse con su sociedad. Es en una de estas nuevas formas en donde el arte ejerce el mejor papel. El arte permite que los jóvenes se conviertan en actores sociales activos en su comunidad con el objetivo de buscar el desarrollo, pero no por la palabra, no por lo escrito, si no con la acción.

Los jóvenes se han convertido en actores sociales activos en su comunidad, transmiten sus ideas y participan con narices rojas, ropa de colores, a través de la pintura, teatro, etc. De esta manera, vemos a jóvenes en El Agustino, Villa El Salvador, Comas, alumnos de Bellas Artes, entre otros, que se están convirtiendo en agentes del cambio dentro de sus espacios utilizando el arte para acercase a la población trabajando distintos temas como los derechos humanos, identidad, etc. Lo más importante es que sus esfuerzos están logrando resultados geniales dentro de sus lugares de intervención.


Iniciamos una nueva publicación de Datajoven que tratará el tema del Arte para la ciudadanía. Les presentaremos una serie de artículos y entrevista a varios grupos de jóvenes que apuestan por el cambio y la participación social a través del arte.