El punk desde los jóvenes (1/3)



El punk es una contracultura que nació en Europa para realizar una crítica social y cultural basada en el anarquismo. La principal expresión de esta contracultura es la música punk que tiene un contenido crítico, pues no están de acuerdo con su realidad y cuestionan todo lo tradicional. Las principales instituciones con las que están en desacuerdo son la iglesia y el gobierno. “…el movimiento punk evolucionó y actualmente se caracteriza por seguir ideologías políticas en contra de la militarización, capitalismo, consumismo y el neoliberalismo entre otras cosas…[1]

Su característica forma de vestir demuestra una forma particular de ir en contra de lo tradicional y de lo que ellos llaman el “sistema” del cual no están de acuerdo, no quieren formar parte y desean mostrarse distintos y retadores.
Normalmente utilizan ropa negra, algunos prefieren raparse el cabello o dejarse una cresta pues en algunas culturas significa estatus social y sabiduría.

En busca de entender cómo los jóvenes asumen esta contracultura encontramos a “Mili”, una joven que trabaja en “Galerías Brasil”; fue ahí donde pudimos conversar sobre cómo asume la filosofía punk.
Ella sabe que hay varias interpretaciones del punk, pero esta es su forma personal de vivir conforme a su interpretación de anarquía.

¿Qué significa punk?
Es un estilo de vida, no es nueva, viene desde los años 70. Para mí el punk es anarquía, libertad, no discriminación, paz, no violencia. El punk es contracultura. Siempre te dicen que la cultura debe ser así (de una manera establecida) pero ¡no! porque cada ser es individual, es libre de hacer lo que desee, mientras no le hagas daño a nadie. El punk es hacer lo contrario de lo que todo el mundo dice; hoy en día todo el mundo fuma, toma, entonces para mí es hacer todo lo contrario es llevar una vida libre y sana. Como el punk es anarquía muchas veces lo ven como libertinaje, pero eso depende de cómo manejas tu libertad. Mi anarquía, la que yo pienso, es ser libre, sin hacer daño a nadie.

¿Cómo se inicia el movimiento punk?
El Punk se inició en Londres en los años 70 cuando comenzó la discriminación a los chinos y negros; entonces, los mismos británicos, crearon esta contracultura, pues estaban en contra de lo que estaba sucediendo. Los británicos fueron los pioneros, en esa época, pues tenían letras en contra de la reina, ellos pensaban “por qué esto debe ser así, por qué venerar a esta mujer; todos somos iguales y no por que ella tenga una corona vamos a ser menos”
El punk se expandió en diferentes países pues cada uno tenía sus propios contextos difíciles y el punk era una forma de ir en contra de los problemas. Se unieron más personas por la música, porque en la música no hay nacionalidad, y adoptaron esa forma de pensar.
Al comienzo, lo tomaban como violento, pero eso dependía de la interpretación que tiene cada persona; por ejemplo mi concepto de “libertad” puede ser distinto al tuyo, es algo más personal.

¿Cómo y cuándo surge el punk en el Perú?
Casi en los mismos años, pues comenzó a propagarse al toque (rápido), pero lamentablemente se quedó ahí, se disolvió, pues no se formó de manera muy sólida. Lamentablemente, en esa época hubo demasiada incomprensión pues el punk se difundió como un “teléfono malogrado”. Por eso, hay personas que no lo toman igual. Mucha gente piensan que el punk es tomar, drogarse y robar porque muchos anarcos (una línea del pensamiento punk) lo hacen; y esto ocasiona que las personas no le hagan caso a los punks porque los ven en la callen, sucio, drogándose ¿quién te va a escuchar? ¿a quién vas a decirle tu forma de pensar? Así nadie te va a respetar.



[1] BBC Mundo.com (2008) Los Punks. 7 de abril del 2008. Consulta: 22 de julio de 2009. en http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_7331000/7331400.stm

La violencia juvenil, siempre hay una salida (3/3)

¿Cómo describiría su método para trabajar con los jóvenes?
Yo nunca me planteé hacer este trabajo, pero desde que llegué a El Agustino estuve muy involucrado, en aquel tiempo, al movimiento de rock del distrito, con el AGUSTIROCK y cantaba con “Los Mojarras”. Yo he jugado futbol hasta los 50 años que me rompí los ligamentos, he jugado en la calle con los muchachos en la liga distrital, en campeonatos de los barrios, he estado muy unido a comedores populares, vaso de leche; es decir, estuve metido en la vida de la gente. Si en un momento determinado el problema es la violencia no podía mantenerme al margen; además, si hay un policía excelente que se compromete a meterse en ese terreno. Así te vas encontrando con gente que merece la pena, luego te encuentras a una señora de la Iglesia Presbiteránea que está metida en eso y trabajamos juntos.
Esto es parte de la vida del distrito y las relaciones y es que los pandilleros son hijos de una vecina, el pandillero no es algo alejado. Cuando empezamos había 34 pandillas en El Agustino; en el último informe de la Policía El Agustino no aparece como un lugar con pandillas. Los chicos encontraron otro camino, pero esto no significa que haya desaparecido la violencia, pues hay robos.
El problema más serio, en este momento para mí, es el consumo de drogas de pasta básica, eso se ha extendido muchísimo. Los centros buenos son caros y recién hemos abierto un grupo de narcóticos anónimos para que sea un sitio donde se puedan agarrar los jóvenes, a la psicóloga de la Parroquia le pedí un día a la semana que atienda únicamente problemas de adicciones, de gente que vienen pidiendo ayuda se necesita trabajar con ellos.

¿Cuáles los principales problemas?
La incomprensión de mucha gente que decían que yo estaba apoyando a delincuentes, drogadictos, pero yo tengo clarísimo el evangelio de la oveja perdida los que realmente necesitan están solos, entonces hay que salir a encontrarse con las necesidades de estos chicos.
El acercarse a los jóvenes no es complicado, ellos ya me habían visto en la calle jugando futbol o cantando. Por ejemplo la fiscalía de la nación quiso hacer un trabajo con las barras bravas en Villa El Salvador, pero la preocupación era cómo acercarse para empezar a trabajar y me llamaron. Cuando fui con la fiscalía a altas horas de la noche no sabían qué les iba a pasar, pero yo les dije que “nada ellos lo que quieren es hablar, contar sus problemas y ver qué camino seguir de solución”. El encuentro no es problema, el problema es que lo ofrecido sea coherente, tenga duración y no sean de los que vienen un tiempito y les ofrecen cosas y luego se van. ¡Eso es horrible! los desilusiona tremendamente. Ellos ya han tenido suficientes desengaños en su vida, desde la familia, para que vengan otros a jugar con ellos. Entonces tiene que ser un proyecto a largo plazo, consistente, que responda a las necesidades de los muchachos, que responda las características concretas de cada lugar

¿Cuáles han sido sus principales logros?
Que los jóvenes hayan entendido que hay un horizonte diferente en la vida, que fueron capaces de dejar el mundo de violencia, las drogas, que hayan reconstruido la familia, que estén estudiando, que hayan conseguido empleo, que se hayan reinsertado en la sociedad.

¿Cuál es su meta como proyecto?
Que tengan las oportunidades de mejorar sus historias personales, que sean atendidos en sus necesidades, que sean protegidos.

¿Cuál ha sido la experiencia más dolorosa y la más gratificante?
Lo más doloroso fueron los momentos de la violencia política, hubieron muchos muertos; también cuando ves a una persona que quiere salir del mundo de las drogas y recae. Hay gente que a los 20, 27, 28 años mueren a balazos, es chocante, horrible.
Lo momentos más gratificantes: ver que hay jóvenes que cambiaron radicalmente sus modos de vivir, de pensar, de luchar, su manera de sentir.

¿Qué aspectos tendrían que tener en cuenta las organizaciones o instituciones que desean hacer un trabajo con jóvenes que integran pandillas o están en riesgo de insertarse en ellas?
Lo más importante es el trabajo conjunto, es la única manera, la Policía, las Iglesias, la empresa privada, ONG´s, el Estado, la vida de una persona, sobre todo cuando se está formando, requiere la atención de muchas cosas que tiene que ver con la familia, la educación, el tiempo


Si quieres ver un video del Padre Chiqui
http://www.youtube.com/watch?v=8aFoj3JL8eM

La violencia juvenil, siempre hay una salida (2/3)


¿Cuál ha sido el proceso de trabajo en el proyecto con jóvenes?
Lo primero es abrir una puerta a estos muchachos que están en el mundo de la violencia, drogas y delincuencia todo esto muy ligados al mundo de las pandillas. El siguiente paso, fue ver cuáles son sus necesidades porque podemos tener programas maravillosos, que se nos ocurren, y pensamos que esto es lo que les conviene, pero no es así. De todo este análisis salió que necesitaban educación, empleo y recreación. Entonces intentamos cubrir esas necesidades: educación a través de un programa no escolarizado, primaria y secundaria, en un convenio con el instituto Radiofónico de Fe y Alegría y la asociación de jóvenes Martin Luther King, asociación de pandilleros que buscan cambiar; programa de empleo, lo más exitoso es lo que hicimos con Carlos y Gabriela de Interbank. Ellos hicieron un programa de empleo para estos jóvenes y ahora hay más de 60 de ellos trabajando con todos los derechos laborales en: Interbank, Plaza Vea, Casa Andina, Cineplanet, Perú Plaza. Luego, se formó un club deportivo que empezó con un equipo de pandilleros en la tercera división distrital hoy día es un club deportivo que tienen como 200 niños, adolescentes y jóvenes, cinco entrenadores, participan en los campeonatos, cuentan con una escuela de fútbol para los más pequeños.
Ahora, todos los programas que tenemos tanto de educación, empleo y deportivo están abiertos a todo el mundo.

¿Quiénes son los actores involucrados en este proyecto?
A lo largo de estos años ha habido mucha gente involucrada: una parroquia que me abrió las puertas para hacer este trabajo y librarme de algunas cosas más “religiosas” para poder estar; la iglesia evangélica presbiteránea; Carlos y Gabriela de Interbank y las empresas que han acogido este proyecto, en algún momento también la Municipalidad, aunque últimamente menos; la Policía Nacional, la Fiscalía de la Nación. Afortunadamente, hay gente que cree que hay otras maneras de trabajar con estos muchachos, de enfrentar el problema.

¿Dónde ejecuta el proyecto?
Se realiza en todo El Agustino. Comenzó con la asociación Martin Luther King, en la zona central del distrito, y luego nacieron otros grupos Nelson Mandela, Che Guevara, Ghandi, Tupac Amaru que fueron de grupos violentos que optaban por transformarse en una asociación juvenil, esto sucedía prácticamente por todo el distrito. Como la primera y más grande fue Martin Luther King ésta abrió sus puertas para que todas las otras asociaciones entren. En estas asociaciones podían juntarse, cuando antes se estaban enfrentado y matando. El logro, en ese momento, fue romper la lógica de la violencia y de enfrentamientos.

¿Qué es lo que caracteriza este proyecto?
No sé si sea un proyecto, además va variando mucho. Esto entró sin una idea muy clara se comenzó, simplemente, en juntarse con líderes pandilleros para decirle “oye hay otra posibilidad de enfrentar la vida” no solo a tiros, machetazos o pedradas; de ahí, surgió Martin Luther King (MLK), asociación de ex pandilleros, actualmente mantiene los programas que salieron de esa primera asociación, pero ahora son programas abiertos a todo el mundo. Lo que se trata de es de incluir a los jóvenes, crear espacios, re socializar.

La violencia juvenil, siempre hay una salida (1/3)

La violencia juvenil es un problema que está muy inmerso en el mundo de los jóvenes, pero hay modos de trabajar con estos chicos para reinsertarlos a la sociedad, solo necesitan ser escuchados. Esto nos dice el Padre “Chiqui”, José Ignacio Mantecón, sacerdote jesuita con 30 años en el Perú, 25 de los cuales lleva en la parroquia Virgen de Nazareth de El Agustino. El trabaja con jóvenes inmersos en el pandillaje, violencia y drogadicción procurando, como él menciona, mostrarles un horizonte distinto.

¿Cómo y por qué inicia este trabajo?
Hace aproximadamente 13 años en El Agustino el problema de la violencia juvenil era muy fuerte, había alrededor de 34 pandillas violentas, enfrentamientos constantes y desgraciadamente muertos en estos enfrentamientos. Los pandilleros, no son extraterrestres, son vecinos y si mis vecinos tienen problemas yo tengo que ser parte para ver qué caminos de solución se encuentran. Lo más importante es estar ahí donde está el problema, por ello, en aquel tiempo, el Comandante de la Policía Santiago Vizcarra, hoy retirado, fue el primero que se contactó con los líderes de las pandillas. Él comenzó a reunirse con los líderes de las pandillas, líderes de las barras bravas que en ese momento, las cabezas del comando sur y la trinchera norte estaban en El Agustino.

¿Cuáles son las causas de la violencia juvenil?
Las causas son las situaciones de ruptura familiar, violencia dentro de la familia, y el abandono. Luego, el colegio no está preparado para estos niños pues si vienen de estas familias van a tener problemas. En el colegio se intenta mantener la autoridad y disciplina, pero estos niños tienen problemas y los terminan expulsando pues no encuentran su lugar. Ellos acaban en la calle y es ahí donde encuentran otros jóvenes, otros adolescentes, otros niños en la misma situación además de muchísima droga. La pandilla pasa a ser casi como la familia. Ellos siempre dicen que la pandilla es más que la familia pues ahí encuentran reconocimiento, solidaridad además cubrir algunas necesidades y junto a todo esto se hallan con drogas y robo. El robo se debe a que los jóvenes no tienen muchas alternativas de empleo, de una preparación para el mundo del trabajo, puesto que ya dejaron el colegio; es ahí donde comienza el robo, el consumo de drogas y la violencia.
Una de las causas también es la falta de alternativas en la sociedad para cubrir las deficiencias y las carencias que tienen estos jóvenes.



¿Cuál es el cambio social que ustedes proponen?
Lo primero es entender que el problema de la violencia juvenil, de las pandillas, de las barras bravas no es un problema que se pueden enfrentar única y exclusivamente de manera represiva, policial, jurídica porque se ha demostrado que no da resultado. La ley del pandillaje pernicioso, las experiencias de Centroamérica de tolerancia cero, mano dura y mano súper dura, lo único que han logrado es llenar los centros de reclusión juvenil y las cárceles, pero sin ninguna alternativa.
El camino para mi es entender que este problema es responsabilidad de toda la sociedad. Tienen que sentarse organismos Estatales, la Policía Nacional, que tiene trabajos muy buenos con los pandilleros que no tienen que ver nada con la represión, y todos ellos tienen que ver: cuáles son las necesidades, cuáles son las carencias, propuestas de tiempo libre, de empleo etc. Junto a esto el sistema educativo tiene que ver cómo acoge a estos muchachos que tienen problemas.
Por otro lado, la familia no está porque tienen que trabajar los dos padres o no es un sitio donde el niño se encuentre a gusto porque hay violencia, abandono; el colegio no es un lugar donde el niño se sienta bien, entonces al niño solo le queda la calle.
Por una parte, se necesita trabajar en la prevención abriendo espacios para que los niños puedan tener alternativas deportivas, artísticas, de reforzamiento escolar etc. Además, se necesitan programas para el empleo y preparación para el empleo; normalmente, los que más necesitan no llegan a esta formación.
Ante una situación así, las medidas más fáciles es lo que proponía, absurdo para mí, la Ministra del Interior de rebajar la edad penal de 18 a 16 años o sea llenar Lurigancho de niños de 16 años; a los cuales les van a romper la vida porque cuando salgan no tendrán un proyecto socio educativo que los ayude a insertarse a la sociedad de manera adecuada. Hay experiencias en El agustino y en Chiclayo que es “Justicia Juvenil restaurativa” de atención a los menores que son detenidos en Comisaria, con programas alternativos al encierro y están funcionando muy bien. Esto da mejor resultado que el encierro.

Jóvenes innovadores en busca del cambio: Pinoteca (3/3)

¿Cuál es el problema que más les afecta?
Bueno es difícil involucrar a los padres en estos procesos ya que se piensa que al mandar a la escuela al niño ya cumplieron con su rol esto también está influenciado por el escaso tiempo de ellos.

¿Qué significa cambio social para ustedes?
Cambio social son todos los procesos que se utilizan “por y para” el bien común. Éstos deben articularse con la realidad en la que te relacionas: líderes locales, instituciones y ciudadano que opina etc. Nosotros estamos formando agentes de “cambio social” en los niños/as, pero también estamos haciendo la diferencia. La máxima expresión del liderazgo es cuando fomenta el liderazgo en otros; sin una verdadera construcción de líderes el Perú no avanza.

¿Cuáles han sido sus principales logros?
Gracias a Dios hemos sido reconocidos por nuestro trabajo en el 2008 ganamos el premio “Be the Change 2008”; otorgado Peace Child International (PCHI). Además este año formamos parte del “Top 20 de Buenas prácticas de los jóvenes de Bolivia, Honduras, Nicaragua y Perú” organizado por el Banco Mundial y la consultora INFORMET. Estos reconocimientos nos hacen sentir que estamos tomando el camino correcto y que los jóvenes no somos el futuro del Perú, somos el presente y como tal aportamos, decidimos, creamos y brindamos soluciones creativas e innovadoras y sobretodo ¡soñamos en GRANDE!
Nuestro último logro es el de formar parte del programa AVANCEMOS de ASHOKA, quienes asesoran y financias iniciativas gestionadas por jóvenes. Esta experiencia nos hizo trabajar más en equipo, ya que teníamos que presentar a Pinoteca ante un panel internacional de expertos en gestión de proyectos sociales.
Ahora último hemos recibido la importante colaboración en materiales y útiles de escritorio del Estudio Echecopar; de la cual destacamos ese sentido social de muchas personas y su interés por contribuir con el desarrollo y la alegría de nuestros niños Pinotecos.


Para ver un video sobre el trabajo de Pinoteca puedes entrar a http://www.youtube.com/watch?v=WQKjLE3wPOM

Jóvenes innovadores en busca del cambio: Pinoteca (2/3)






Para ustedes ¿Qué significa la palabra Pinoteca?
Pinoteca, salió por un juego de las dos “grandes” palabras que nos definen “ludoteca” (espacio de recreación para niños y niñas) y “Cerro El Pino”. Fue así, que decidimos conjugar estas palabras y nació “Pinoteca”; creo que quedó bastante bien, nos sentimos muy orgullosos de nuestra Pinoteca.

¿Cuáles son los objetivos del proyecto?
Nuestro objetivo es “Incentivar el desarrollo educativo de manera integral de las niñas y niños del colegio primerio Monseñor Damaso Lebergere, ubicado en el cerro El Pino Buscamos la participación de los principales actores del desarrollo educativo del niño/a (profesores, padres y madres de familia, autoridades educativas).
Nosotros entendemos “desarrollo educativo” como el desarrollo del niño, pero no sólo de forma cognitiva, sino que se desarrolle de forma afectiva. Queremos que sea un niño o una niña feliz, que corra, que juegue, que pueda expresar sus sentimientos. En ocasiones nos hemos topado con niñas que no lloran, que aceptan y creen que es normal que los golpeen; pero esto no es sólo por no conocer sus derechos sino porque están acostumbrados a la falta de afecto, a que sus profesores no los feliciten por sus pequeños y grandes logros o que el padre esté tan desatendido de él que ni siquiera se den cuenta que ya sabe escribir su nombre, que se ha golpeado o que alguien lo maltrata. Nuestro rol no es sustituir a los padres, ni mucho menos a los profesores; nuestro rol es empoderarlos y facilitar procesos en los que mejoren sus relaciones sociales y afectivas.
Una de las mejores experiencias que hemos tenido en Pinoteca, y ha sido nuestro motor para seguir, fue el año pasado en la chocolatada realizada con el Movimiento de Vida Cristiana. Uno de nuestros niños “Fernandito” llegó tarde al evento y no recibió regalo, pero como habían quedado algunos presentes uno de nuestros Pinotecos (miembros o voluntarios de Pinoteca), se acerco a la mamá de este niño y le llevó un presente. La señora emocionadísima empezó a llorar y dijo ¡GRACIAS!, pero fue tan sincero y bello, no te imaginas su rostro. Ella comenzó a llorar y dijo nuevamente ¡GRACIAS! porque desde que Fernandito va Pinoteca, él estaba más contento, sonreía y por primera vez le había dicho “Te quiero mamá”.
Esta es una de las experiencias que nos hacen sentir que tiene sentido trabajar los fines de semana, en las madrugadas, de manera voluntaria. Todo vale la pena por ver sonrisas hermosas y francas, pero sobretodo por motivar a que las personas se relacionen mejor, que puedan expresarse, y de esa forma aportar un “pelito” a que en este mundo existan más estrellitas que brillen en el cielo de cerro.
Soñamos con que nuestros niños Pinotecos (niños/as que van a Pinoteca) sean adolescentes líderes, promotores sociales, padres/madres modelos, profesores, doctores, personas con alegría.

¿Quiénes son los actores que se involucran en el proyecto?
Los beneficiarios son las niñas y niños del colegio nivel primerio Monseñor Damaso Lebergere, del Cerro El Pino. Nos centramos en los niños y niñas de primaria porque son el motor del mundo, ellos crean, sueñan, juegan. Pero qué pasa con los que no tienen la opción de jugar, correr, sonreír.
La primera reunión con los padres Pinotecos que tuvimos, el año pasado, fue para ratificar nuestro grupo. En esta oportunidad pudimos conversar con los papás y mamás y nos contaban que ellos no pueden ayudar a sus hijos/as con sus tareas porque se les es difícil, trabajan todo el día, no tienen ni pueden dedicarles tiempo a sus hijos por sus problemas económicos. Al acabar la reunión una de las señoras nos dijo: “Chicas, ustedes nos han caído del cielo, porque yo trabajo desde las 8am hasta las 11pm, llego y mis hijos ya están dormidos, nadie les apoya y en sus días libres sólo ven tele. Ustedes deben ser ángeles.”
Nosotros sabemos que necesitamos trabajar con los papás y las mamás no sólo para reforzar lo aprendido en Pinoteca, sino para trabajar con ellos mismos, ya que muchos no conocen sus derechos, y no han tenido muchas oportunidades. Aquí facilitamos sus procesos de aprendizaje; el papá y la mamá deben ser el modelo en valores para sus hijos/as. Son los primeros educadores.
Por último, también trabajamos con los profesores pues son ellos los educadores por excelencia. Ellos al trabajar durante muchos años en contextos de violencia, abuso sexual e inequidades, es difícil encontrarlos animados y entusiastas como en sus primeros años. Es así, que nuestro trabajo con ellos es encontrar y recordarle sus motivaciones. Este año hemos tenido un taller donde los profesores se tiraban al piso, dibujaban y recordaban a su mejor profesor, a esa persona que les hizo querer educar y formar personas, con el fin de vincular con su trabajo actual. Terminaron muy motivados y desestresados de esta actividad. También estamos buscando, gestionando capacitaciones metodológicas para ellos, ya que a veces no tienen mucho acceso a ello. ¿Qué es lo que caracteriza su proyecto?
Lo que más nos caracteriza es que todo lo hacemos a través de una metodología participativa y lúdica; es decir, creamos juegos y dinámicas que tengan como trasfondo nuestros tres criterios: trabajo en equipo, capacidad de expresión y respeto al otro.Nosotros sabemos que el niño/a vive en entornos sociales, por lo cual debemos darle sostenibilidad al proyecto, es por eso que formamos un triangulo en el cual el fin es el desarrollo del niño, es así, que trabajamos con los papás/mamás, profesores y el mismo niño como sujeto promotor de su propio desarrollo.